Desesperación expresan agricultores por severa sequía en El Salvador

El Salvador

0 84

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Desesperación y tristeza es la que expresan los agricultores al ver sus milpas marchitas, agonizando por el sol y la sequía. Según la Asociación Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Campo), las pérdidas se estiman en 65 mil manzanas de maíz en el Oriente del país.

Los trabajadores agrícolas llevaban esperando por lluvias 20 días, algunos hasta un mes, para que sus inversiones no se echaran a perder, pero la tan ansiada lluvia no llegó y ahora solo enfrentan pérdidas, declararon a El Diario de Hoy en varios municipios de la zona Oriental.

El estimado elaborado por Campo indica que Usulután ha sido el departamento más golpeado, en donde la sequía ha afectado el 95 % de las cosechas; en San Miguel el 80 %; en Morazán 70 % y en La Unión el 60 %, informó Luis Treminio, director ejecutivo de Campo.

A pesar de esto, el Ministerio de Agricultura y Ganadería ha hecho un llamado a no especular sobre el impacto de la sequía, ya que el único que puede dar información oficial sobre el tema es el Gobierno, afirmó.

De acuerdo con la Superintendencia de Competencia esta concentración económica no causará efectos negativos a la competencia de mercados.

Asimismo, recomendó a los productores del Corredor Seco, especialmente a los 141 mil productores de Oriente que han recibido paquetes agrícolas en la segunda entrega, que no siembren hasta que las condiciones de humedad se consoliden, esto podría ser probablemente entre la última semana de julio y la primera de agosto.

Sin embargo, los agricultores están viviendo la afectación en carne propia, tal como lo dice el agricultor José Erasmo González, quien tiene su manzana de tierra en Condadillo, Estanzuelas, en el departamento de Usulután.

“La sequía nos está afectando bastante, aquí ya llevamos más del mes. La primera siembra la hicimos con paquetes agrícolas. Todas estas matitas ya no crecieron, ya no tienen vida y lo que nos queda es que tal vez al Gobierno se les conmueva la conciencia y den otros paquetes para sembrar en la (cosecha) postrera, porque esto ya lo perdimos, entonces esperamos que nos ayuden”, dijo José Erasmo.

Inversiones perdidas
Blanca Lilian Saravia, una agricultora con 60 años, vive de su milpa, este año logró sembrar media manzana gracias al paquete agrícola y a un préstamos de $500 que hizo con el banco.

Ese dinero fue utilizado para pagar los mozos, preparar la tierra, sembrar y abonar la media manzana de terreno, para lograr sacar unos 15 quintales de maíz de la primera siembra y, con la venta, ir pagando sus deudas, su día a día, y seguir invirtiendo; no obstante este plan no se realizará así este año.

 

“Yo sembré media manzana y pagué seis mozos, en la siembra y en cuatro sacos de abono y ya no saco nada, ya van cuatro semanas sin llover. Yo lo que quiero es que el Gobierno me ayude para volver a sembrar, yo soy una mujer sola y esto ya lo tengo perdido, pero con lo de Dios no hay que renegar, pero aún tenemos fe”, dijo la trabajadora agrícola, mostrando sus cultivos secos en el municipio de Nueva Granada, en Usulután.

En esta misma situación se encuentran miles de agricultores en otros municipios, señaló Mateo Rendón, de la Mesa Agropecuaria, quien insistió que se necesitan más paquetes agrícolas.

En el caserío Quebracho, cantón San Lorenzo, San Ildefonso, departamento de San Vicente, son unos tres mil agricultores los que han perdido sus milpas y ya no pueden recuperarse.

Nuevo formulario simplifica el proceso de inscripción en las categorías de “exportador habitual y régimen optativo”.

“A mí no me dieron paquete agrícola, pero yo ya perdí mi cosecha y esperamos que el Gobierno venga y haga un censo para que tenga una lista de todos los agricultores que hemos sido afectados y cuánto hemos perdido, para que nos dé paquetes agrícolas”, dijo José Santiago Bermúdez Méndez.

José Santiago tiene 41 años y tres hijos y asegura que los cultivos son la única fuente para sobrevivir que tiene su familia.

En esta zona según, los agricultores, cada uno ha invertido por manzana un mínimo de $300; en donde cada saco de abono lo compran en $45.

La proyección, dijo José Santiago, era sacar al menos 30 quintales por manzana que, al final, terminan vendiendo a un precio de $20, lo que calificó bajo para ellos, pero no pueden hacer nada porque llevan las de perder en el mercado.

“Sabe a cómo compramos el saco de abono, a $45; y ellos no nos bajan nada, pero ya cuando sacamos la cosecha no le ponen importancia. Cuando vendimos el maíz de la cosecha pasada, vendimos el saco a $20 y ahora que están todas estas pérdidas está a $50, y nosotros de qué vamos a recuperar. Mi manzana de milpa está en pérdida”, expresó con preocupación José Santiago, agregando que esperan la ayuda del Gobierno.

La esperanza de los agricultores
Don Rafael Salinas, quien tiene 97 años, tiene su esperanza puesta en Dios, en la lluvia y en que el Gobierno invierta recursos y les haga una nueva entrega de paquetes agrícolas.

El Ministerio de Economía así como CEPA ya han hecho reuniones con empresas chinas como CITIC Group.

Si esto es así, si llueve y vuelve el suelo a recibir humedad, los agricultores dicen que deben preparar la tierra, cortar las matas de maíz afectadas, salvar las que se puedan para darle de comer al ganado y sembrar los primeros días de agosto.

Los alcaldes de Ildefonso, Carlos Osorio; el de Nueva Granada, Aquilino Rendón; y José Efraín Guzmán Torres, de Estanzuelas, dijeron que es necesario que el Gobierno central tome cartas en el asunto lo antes posible, ya que oriente está viviendo una situación crítica. “Esperamos que el Gobierno tome cartas en el asunto o que, por medio de un decreto ejecutivo, nos autorice a ocupar parte de nuestros fondos para paliar en alguna medida esta situación”, dijo el alcalde de Estanzuelas. Elsalvador.com

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.