Demócratas y republicanos siguen en una disputa reñida por el control del Congreso de EEUU

0 96

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

El pasado martes, luego de haber votado en las elecciones de medio término en Estados Unidos, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, había adelantado que los resultados en todo el país serían “muy ajustados”. En efecto, la disputa entre demócratas y republicanos para lograr el control del Congreso viene siendo muy reñida a dos días del desarrollo de los comicios.

Por estas horas, el foco está puesto sobre las contiendas en Arizona y Nevada, cuyos resultados definirán qué partido mantendrá la mayoría en el Senado durante los próximos dos años.

Este jueves los demócratas mantenían una estrecha ventaja en Arizona. Sin embargo, esa diferencia cada vez es menor, por lo que persiste la expectativa sobre qué sucederá en ese estado del oeste del país.

Hasta el momento las autoridades no han anunciado resultados; quedan unas 600.000 papeletas por contar, lo que representa casi una cuarta parte del total emitido.

Arizona se ha caracterizado históricamente por los prolongados conteos de votos. En ese estado la mayoría de los votos son emitidos por postal, y muchas personas aguardan hasta último minuto para enviarlos. Pero a medida que el estado ha dejado de ser un bastión del Partido Republicano, las demoras se han convertido cada vez más en una fuente de ansiedad nacional para los interesados.

Este jueves por la mañana, los demócratas lideraban las elecciones al Senado, gobernador y secretario de Estado, mientras que la carrera por el cargo de fiscal general estaba empatada. A este paso, todavía podrían pasar días para conocer los ganadores de estas contiendas.

Los demócratas tenían una ventaja cercana a unos cinco puntos en las contiendas por el Senado y la Secretaría de Estado. No obstante, al faltar tantas papeletas por contar, las contiendas están demasiado cerradas para declarar un ganador.

Una situación similar se vive en Nevada. Allí las autoridades electorales también están revisando metódicamente miles de papeletas sin contar.

Al inicio de la jornada electoral, los sondeos de opinión daban un empate técnico entre la demócrata Catherine Cortez Masto y el republicano Adam Laxalt. En pleno proceso de conteo, ambos candidatos afirman que los votos pendientes les favorecen.

Los resultados parciales comunicados por la Secretaría de Estado de Nevada muestran que Laxalt lleva una ventaja de unos 21.000 sufragios, pero la mayoría de las papeletas que quedan por contar proceden de zonas más urbanas que han tendido a favorecer a Cortez Masto.

Después del mediodía de este jueves, de los 100 escaños del Senado, los demócratas tienen asegurados 48 y los republicanos, 49. Sumado a Arizona y Nevada, el tercer estado del que falta conocer los resultados es Georgia, que celebrará una segunda vuelta entre el candidato republicano (Herschel Walker) y el demócrata (Raphael Warnock) el próximo 6 de diciembre, ya que ninguno superó el umbral del 50% de los votos en la primera vuelta.

Para mantener el control del Senado, los demócratas necesitan lograr 50 escaños -el voto de calidad de la vicepresidenta, Kamala Harris, les garantiza así la victoria en las votaciones cuando hay un empate-, mientras que los republicanos, al no contar con ese voto de calidad, necesitan conseguir 51 escaños.

De esta manera, si demócratas y republicanos se reparten Arizona y Nevada, lo que suceda el 6 de diciembre en Georgia va a definir qué partido tendrá el control de la cámara alta.

En otras elecciones legislativas muy reñidas, en Alaska, donde la demócrata Mary Peltola ganó una elección especial este verano para ocupar un escaño abierto en la Cámara de Representantes, ocupado durante décadas por los republicanos, podría tener lugar una segunda ronda de tabulación de votos.

Esto se debe a que en Alaska existe una votación por orden de preferencia en la que los votantes clasifican a los candidatos. Si nadie obtiene el 50% más uno, la persona con menos votos queda eliminada y las opciones de los votantes cuentan para su segunda elección. Las rondas continúan hasta que quedan dos candidatos y gana el que tiene más votos.

Peltola aventajaba a los republicanos Sarah Palin y Nick Begich en una carrera demasiado prematura para ser anunciada.

A primera hora de este jueves los republicanos consiguieron al menos 209 escaños en la cámara de Representante. Para tomar el control de la cámara, lo que le permitiría frenar la agenda legislativa del presidente Joe Biden, necesitan alcanzar 218 bancas. Los demócratas están alcanzan 186 escaños.

Aunque los republicanos siguen siendo favoritos, hay 33 contiendas en la cámara de Representantes que aún no se han decidido -incluyendo 21 de las 53 carreras más reñidas, según un análisis de la agencia Reuters de los principales pronósticos no partidistas-, lo que probablemente asegura que el resultado final no se conocerá por algún tiempo.

En una contienda muy reñida en Colorado, la diputada republicana Lauren Boebert aventaja al demócrata Adam Frisch por sólo 64 votos, de los 313.433 contabilizados.

Otras contiendas que faltan contar se encuentran en distritos de Arizona, California, Colorado, Illinois, Maine, Nevada, Nuevo México, Oregon y Washington.

Aunque estos resultados dejan encaminados a los republicanos a controlar la cámara baja, el margen de diferencia respecto de los demócratas sería mucho menor del esperado.

Al margen de la cámara legislativas, también quedan por dilucidarse contiendas en las Gobernaciones -es decir, los Ejecutivos estatales- de Nevada, Arizona, Oregón y Alaska.

Las autoridades electorales locales ya han avisado de que el escrutinio podría alargarse aún varios días más, especialmente en el caso del Senado. 

(Visited 13 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.