Demócratas se plantean reemplazar a Biden por otro candidato tras el fallido debate

0 28

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

La congresista de Estados Unidos, Norma Torres, ha hecho eco de la reciente sentencia de 45 años de prisión para el exmandatario hondureño Juan Orlando Hernández, señalando que es un paso significativo hacia la justicia, pero enfatizando que los años de su gobierno estuvieron marcados por daño y corrupción hacia el pueblo hondureño.

«La sentencia de hoy es un recordatorio fundamental para todos de que nadie está por encima de la ley y que todos los gobiernos deben anteponer la estabilidad económica y el bienestar de su comunidad antes de sus propios intereses», declaró Torres en un comunicado.

La congresista también informó que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos está considerando congelar las propiedades y activos de Juan Orlando Hernández en territorio estadounidense, como medida para asegurar fondos suficientes para compensar a las familias afectadas por su gobierno.

«Esta sentencia ha cerrado un capítulo en la historia política de Honduras, pero aún queda trabajo por hacer. Estoy con las comunidades de Honduras en su lucha para erradicar la corrupción», afirmó Torres, subrayando la necesidad de un gobierno que respete el estado de derecho y trabaje por construir comunidades seguras en Honduras.

Finalmente, la congresista hizo un llamado a la Administración Biden para que utilice todas las herramientas disponibles en apoyo a Honduras en su esfuerzo por eliminar el legado corrupto de Juan Orlando Hernández.

El pasado miércoles 26 de junio, Juan Orlando Hernández fue condenado a un mínimo de 45 años de prisión, una decisión que ha generado diversas reacciones en el ámbito político hondureño y internacional.

Tras la cuestionada actuación del presidente Joe Biden en el primer debate de la carrera a la Casa Blanca, han surgido voces dentro del Partido Demócrata que hablan de la necesidad de otro candidato. Sin embargo, ¿es realista y técnicamente posible a falta de menos de cinco meses para las elecciones?

“En términos de reglamento, absolutamente se podría hacer”, explicó a EFE el politólogo Grant Reeher, profesor de la Maxwell School of Citizenship & Public Affairs. Aunque Biden es el candidato virtual desde hace semanas, aún no es el nominado oficial. Tras la debacle del jueves, los pasillos del Congreso se llenaron de rumores y filtraciones que hablan de que muchos demócratas prefieren explorar una alternativa.

El legislador de California, Jared Huffman, reconoció que “no fue una buena noche” para Biden y que la cuestión de reemplazarlo es “parte del procesamiento” mental que debe hacerse. Cada demócrata, explicó, “necesita hacer un gran examen de conciencia y concentrarse en ganar”. Huffman afirmó que apoyará cualquier forma en que puedan derrotar a Donald Trump.

El representante de Illinois, Chuy García, apuntó que Biden y la primera dama, Jill Biden, “tienen una gran responsabilidad de tomar la mejor decisión posible en el interés nacional y del partido”. Stephen Lynch, representante de Massachusetts, afirmó: “Tenemos algunas decisiones que tomar como partido. Tenemos que tener esa discusión de inmediato”.

Un demócrata de la Cámara de Representantes afirmó al diario Axios que ya se empiezan a proponer a varios gobernadores demócratas como posibles alternativas: Gretchen Whitmer de Míchigan, Tim Walz de Minnesota, Roy Cooper de Carolina del Norte, Josh Shapiro de Pensilvania y, sobre todo, Gavin Newsom de California.

Dentro del Partido Republicano, figuras como el excandidato presidencial Vivek Ramaswamy piensan que los demócratas apostarán por un nuevo candidato. Ramaswamy afirmó incluso que lo tenían guionizado y que el debate del 27 de junio fue una última prueba para Biden antes de ganar la nominación.

No obstante, Biden continúa negando que vaya a retirarse: “No me presentaría de nuevo si no creyera con todo mi corazón y mi alma que puedo hacer el trabajo. Hay demasiado en juego”, dijo este viernes en su primer acto público.

¿Es Realista y Factible una Alternativa?

Según la normativa del Partido Demócrata, existiría la posibilidad de cambiar de candidato, aunque el calendario es muy ajustado. La formación había previsto nombrar oficialmente a Biden antes de la Convención Demócrata que se celebrará en Chicago del 19 al 22 de agosto. Los delegados que integran el Colegio Electoral son los encargados de elegir un nombre.

“Todo lo que se necesita en términos de reglamento es que otros delegados voten a alguien más”, explica Reeher. Además, en esta ocasión, Biden no fue “realmente desafiado en las primarias” y en muchos estados “fueron canceladas”, lo que técnicamente haría el proceso más sencillo.

Sin embargo, las reglas del partido hacen casi imposible reemplazar a los candidatos sin su consentimiento. Para que los delegados pudieran elegir “de manera realista” a alguien que no sea Biden, lo primero que tendría que suceder es que él mismo anunciara su salida. “Debería decir ‘no volveré a postularme’. Tendría que aparecer en televisión como lo hizo Lyndon Johnson en 1968 y decir ‘Me salgo del proceso, no aceptaré la nominación’”, añadió Reeher.

En segundo lugar, “los demócratas con liderazgo tendrían que ponerse de acuerdo sobre un candidato alternativo”, y como por el momento no lo hay, existiría la posibilidad de que la salida de Biden conllevara una auténtica batalla campal. “El partido se vería sumido en el caos, daría la impresión de falta de cohesión y de confianza, y creo que sería un golpe político del que no podrían recuperarse de aquí a noviembre”, concluyó Reeher, quien no ve factible, por tanto, que se vaya a optar por la salida de Biden.

(Visited 28 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.