Cuevas de Talgua: el recinto donde reposan restos de antepasados

0 256

El descubrimiento de las cuevas de Talgua sucedió un sábado de gloria, 2 de abril de 1994 por Desiderio Reyes en compañía de Jorge Yanez que habían escuchado de unas cuevas donde los antepasados realizaban entierros.

Esto despertó la curiosidad de ellos y junto con un grupo de 5 personas se aventuraron en busca de lo desconocido y así, emprendieron su primer viaje, buscando por horas y horas sin tener éxito alguno. Pero no se dieron por vencidos, realizaron un segundo viaje reuniendo un mayor grupo de personas y con mayor preparación se adentraron nuevamente en busca de los que ellos anhelaban, un gran descubrimiento.

Al pasar las horas encontraron unas misteriosas cuevas, Reyes y Yanez, adentrándose un poco en ellas, descubrieron restos de esqueletos humanos y casi dos docenas vasijas antiguas, quizá el hallazgo de una cultura ancestral lo cual llamó mucho la atención para investigaciones futuras.

Al momento de su descubrimiento pasaron el reporte a Miguel Rodríguez, en ese momento director del Departamento de Protección del Patrimonio Cultural del Instituto Hondureño de Antropología e Historia, IHAH, quienes contrataron geólogos y arqueólogos para que estos se dedicaran al estudio de las cuevas, además, se procedió a realizar exploraciones científicas dirigidas por un equipo de especialistas de varias universidades norteamericanas.

Al ser una cueva donde se efectuaron diferentes entierros, toma mucha relevancia el conocer la forma de vida de los antiguos habitantes de la zona.

El descubrimiento del osario de la cueva de Talgua reviste importancia porque sólo se han descubierto unas pocas cuevas funerarias en Honduras, y ésta es una de las primeras en ser investigada cuidadosamente. Además, nuestras subsiguientes investigaciones también han revelado un nivel riqueza y una zona que generalmente había sido considerada marginal desde el punto de vista arqueológico.

Las cuevas de Talgua toman protagonismo en este 2016 por el apoyo del gobierno de Honduras para atraer el turismo nacional e internacional.

Durante generaciones, los residentes de Catacamas han conocido y visitado la cueva de río Talgua, a través de la cual corre el río del mismo nombre, tributario del río Guayape y a su vez afluente del río Patuca.

En realidad, la cueva fue planimetrada (planimetría; parte de la topografía que enseña o representa una porción de la superficie terrestre en un plano) entre los años de 1983 y 1984 por un equipo de espeleólogos dirigidos por Larry Cohen y que en 1986 publicó un reportaje de dicha investigación en la National Speleological Society News.

Más tarde en abril de 1994, Jorge Yañez y Desiderio Reyes condujeron a un grupo de casi doce compañeros a la cueva del río Talgua. Yañez y Reyes treparon una pared de nueve metros de altura dentro de la cueva y descubrieron un túnel que contenía una gran cantidad de huesos humanos y casi dos docenas de vasijas intactas o que podían restaurarse.

Entrada al parque extranjeros 6 dólares, nacionales 30 lempiras, estudiantes 25 lempiras, niños y adultos de la tercera edad 10 lempiras.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.