Cuatro mil millones de lempiras será el ahorro en la compra de carburantes

0 76

Tegucigalpa, Honduras.

En alrededor del 10% habrá disminuido la factura petrolera al término de este año 2014.

De acuerdo con el cálculo de los expertos, el derrumbe del precio del petróleo hasta la zona de los 55 dólares, provocará una diminución de dos mil 200 a dos mil millones de dólares en la partida destinada por Honduras para la importación de derivados del petróleo.

Esto significa que al caducar 2014 este miércoles, el país tendrá un ahorro de alrededor de 200 dólares, un poco más de cuatro mil millones de lempiras, en la compra de carburantes.

Honduras tiene una ventaja respecto al resto de países del área. Y es que los impuestos aplicados al consumo de energéticos están situados entre los más altos de la región, junto con Costa Rica.

El último ajuste fue introducido en el paquete fiscal aprobado a finales de 2013 y vigente desde enero de 2014, por cuya vía el costo de los carburantes subió en un promedio de cinco lempiras.

El Gobierno recibe por la vía impositiva alrededor del 26 por ciento del valor de cada galón de productos derivados del petróleo que es vendido en las estaciones de despacho.

Anualmente, la hacienda hondureña recibe un aproximado de siete mil millones de lempiras por el cobro de tributos a los hidrocarburos, una de las líneas de ingresos más importantes del fisco. Los expertos calculan que este año, la recaudación por tal concepto será de ocho mil 900 o nueve mil millones de lempiras.

A partir de agosto, el petróleo se ha precipitado en el mercado internacional desde los 100 dólares a la línea de los 55 dólares, lo que se traduce en una pérdida en su valor de al menos 45 dólares.

En 2010, el precio del crudo varió entre los 77 y los 90 dólares; en 2011, el barril del petróleo se cotizó entre los 92 y los 116 dólares. Un año después, en 2012, se movió entre 101 y 117 dólares

En 2013, los precios oscilaron entre 98 y 107 dólares. Entre enero y junio de este año, el costo del barril de oro negro se mantuvo en escalada. Así, entonces, su cotización se ancló en los 102 dólares en enero, luego subió a los 104 dólares en febrero, marzo y abril.

En mayo, junio y julio el valor internacional del petróleo se ubicó entre 105 y 108 dólares, pero en agosto comenzó su caída desde los 100 dólares, hasta los 95 en septiembre, 86 dólares en octubre y 76 dólares en noviembre.

En el corriente mes, ha caído hasta los 55 dólares y, según los expertos en el mercado petrolero, ese indicador podría desplomarse hasta los 40 dólares.

Los estudiosos de las finanzas públicas señalan que el actual panorama del mercado petrolero debe ser aprovechado para darle un fuerte empuje a la economía hondureña.

La explicación es sencilla: Aunque los precios del petróleo se hayan hundido en las últimas 13 semanas de manera consecutiva, el mercado de los energéticos es muy volátil.

Y esta condición podría revertirse abruptamente, por lo que el país debe contar con el respaldo de una política energética que integre los componentes del consumo racional, el ahorro saludable y la administración justa de la factura petrolera.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.