Consejos para prevenir la gripe en niños

0 52

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

En época de frío, la mayoría de niños, en especial conviviendo en espacios cerrados con otros “pequeños” son vulnerables al contagio, por tanto, les recomendamos algunos consejos para prevenir la gripe en los infantes.

El lavado de manos, es un hábito de salud indispensable que debemos inculcar en nuestros hijos desde que son pequeños. Puesto que las manos son el principal medio por el que muchas bacterias y virus llegan al organismo, mantenerlas limpias es fundamental.

Es importante enseñarles también como se debe lavar las manos, ayudándoles nosotros primero hasta que adquieran el hábito y puedan hacerlo bien por sí mismos de forma correcta.

Un buen lavado debe durar al menos 60 segundos, debe usarse jabón y debería hacerse siempre antes de manipular alimentos, al entrar de la calle, antes de comer, después de ir al baño, después de sonarse la nariz, después de jugar con mascotas y después de manipular basura.

Además, otras medidas de higiene, pueden ser:

  • Ventilar las habitaciones durante 10 minutos todos los días.
  • Taparse la nariz y la boca al estornudar y utilizar siempre pañuelos desechables. No reutilizarlos y tirarlos siempre a la basura después de su uso.
  • Evitar compartir chupetes, vasos, vajilla y cualquier objeto que haya podido estar en contacto con la saliva o secreciones nasales. Es un punto complicado, especialmente en guarderías y escuelas infantiles, pero es importante implementar medidas básicas de higiene para evitar contagios.
  • Evitar aglomeraciones o sitios cerrados con escasa ventilación como centros comerciales, restaurantes, cines, etc. Tampoco hay que obsesionarse y permanecer encerrados en casa todo el invierno, simplemente tomar ciertas precauciones.
  • Evitar que los niños estén expuestos al humo del tabaco, tanto en casa como en sitios públicos.

Por otra parte, los alimentos saludables contribuyen a reforzar el sistema inmune del niño, previniendo infecciones. Se debe aumentar el consumo de frutas y verduras, especialmente aquellas ricas en vitamina A (cereales, verduras, carnes y lácteos), E (aceite de oliva, frutos secos, etc.) y C (principalmente naranja, mandarina, kiwi).

Una adecuada hidratación también es importante para que las células del organismo funcionen adecuadamente. La proporción de agua en el organismo de los niños es mayor que en los adultos, por tanto, deben estar hidratados.

La práctica de ejercicio contribuye a aumentar las defensas naturales de los niños, protegiéndoles frente a la amenaza de enfermedades. Por su parte, es recomendable la vida al aire libre ya que los virus no suelen encontrarse en el aire limpio y fresco, prefiriendo en cambio sitios cálidos y cerrados.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.