Conoce los motivos por los que un niño odia la navidad

0 138

Son muchos padres que se encuentran con la realidad de bruces: Llega la Navidad y uno de sus hijos no quiere ni oír hablar de ella. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿por qué algunos niños odian la Navidad? ¿Cómo es posible que no disfruten de este momento de vacaciones, alegría y regalos? Si no quieres que tu hijo se convierta en un mini Grinch, ten en cuenta los siguientes consejos.

Es necesario que tomemos cartas en el asunto y le dediquemos toda nuestra atención. Es cierto que no es habitual que a los niños no les guste la Navidad, pues es un periodo pensado para ellos; pero puede ocurrir. Sin embargo, tranquilos papás y mamás, normalmente no es un asunto grave.

Motivos por los que los niños pueden odiar la Navidad

1. El niño se siente obligado a disfrutar de la Navidad
El primero de los motivos por el que nuestro hijo puede que no le guste la Navidad sea porque durante este tiempo se ve forzado a disfrutar. Disfrutar es algo que se aprende o bien de la familia o bien de los amigos, pero no todos los niños saben disfrutar de este periodo de vacaciones navideñas, por lo tanto, se pueden sentir un niño raro respecto a otros que lo disfrutan todo.

Solución: Enseña a tu hijo a disfrutar con la ilusión de la Navidad, hazlo mostrándole cómo vosotros os ilusionáis ante las fechas y disfrutáis los momentos navideños.

2. El frío y la lluvia (en el hemisferio norte); el calor extremo (en el hemisfero sur)
El segundo motivo por el que algunos niños odian la Navidad, puede estar relacionado con el clima de la estación en Navidad. Si vives en el hemisferio norte, es posible que los días sean lluviosos, fríos, nublados, cerrados… O, por el contrario, si vives en el hemisferio sur, es posible que haga demasiado calor como para que podamos salir a la calle con normalidad… y a nuestro hijo no le guste este tiempo.

¿Cuál puede ser la solución?: Averigua si este es su motivo y cómo podríais crear una atmósfera más cómoda para todos en casa. También podéis buscar planes alternativos dentro de casa como, por ejemplo, los juegos o cuentos navideños.

3. La tristeza de los niños por la separación de la familia
Otro motivo para que los niños sientan rechazo por los tiempos navideños puede deberse a que los padres estáis separados o divorciados. Para el niño, el verse forzado a tener que irse unos días con su padre y otros con su madre, le puede suponer tristeza y, como consecuencia, asocie estas fechas navideñas a la separación o a las emociones desagradables que le producen.

Para ayudar a que los niños no se conviertan en mini Grinch que odian la Navidad por este motivo, pregúntales a tus hijos qué quieren hacer y cómo les gustaría distribuir los días con todos los miembros de la familia para que se sientan bien.

4. No les gusta socializar
Es posible que el motivo por el que no le guste a tu hijo la Navidad sea porque es un niño al que no le gusta socializar y en Navidad se ve forzado a salir de casa, realizar actividades, cenar en Nochebuena con familiares u otros niños… Si es esto lo que le ocurre a tu hijo, no esperes a descubrirlo en Navidad, adelántate a la fecha y trabaja con él los beneficios de socializar y lo bien que lo podemos pasar cuando estamos compartiendo una experiencia con otras personas.

5. Dificultad para aceptar el cambio de rutinas
El quinto motivo por el que algunos niños odian la Navidad puede ser porque para ellos las vacaciones son sinónimo de alejarse de sus amigos, pero también de la comodidad de las rutinas y hábitos del día a día. Es posible que no les guste la Navidad porque supone que tienen que asumir algunos cambios, a los que les cuesta adaptarse.

La solución puede ser incentivar los encuentros entre sus compañeros de colegio, fuera de las aulas, y crear una nueva rutina navideña para que pronto se adapte al nuevo hábito.

6. Los niños se sienten solos
Es posible que tu hijo se sienta solo en estos días de Navidad porque recordemos que, aunque los niños estén de vacaciones, a menudo los padres debemos seguir trabajando. Esto hace que algunos pequeños se sientan solos (o tengan miedo) de quedarse en casa sin un adulto.

Para evitarlo, te recomendamos hablar con tu hijo antes de que llegue la Navidad, y realizar un plan para organizaros de manera que él se sienta bien y no se sienta solo. Quizá puedas acudir a familiares y amigos para proponerle planes navideños alternativos que le resulten más divertidos. Disfruta cada momento que el trabajo te permita para estar con él.

7. Sienten tristeza o nostalgia
Por otro lado, es posible que tu hijo se sienta triste porque simplemente, se siente triste. Observa sus compartimientos y reacciones previos a la Navidad para averiguar qué emoción es la que está predominando. Y descubre qué le hace sentir así. Para evitar que la tristeza les lleve a odiar la Navidad, puedes crear un calendario (tipo al de adviento) pero emocional, así sabrás cada día qué emoción está sintiendo tu hijo.

Descubre cuál es el motivo por el que tu hijo odia la Navidad (o, al menos, no disfruta celebrándola y quiere que llegue la fecha) y pasad a la acción. Hay tantas actividades y momentos mágicos durante los días navideños que es imposible que no haya nada que le guste. Averiguadlo juntos, en familia, e ilusionaros juntos.

Quizás crear un diario navideño es una forma de recordarle a vuestro hijo, año tras año, que aunque de inicio crea que la Navidad no le gusta, puede consultar su diario para descubrir todas las cosas buenas que le esperan en estos días de Navidad. Seguro que recuerda algunos momentos de las fiestas del año pasado en las que se lo pasó realmente bien.

Si los motivos por lo que algunos niños odian la Navidad son más serios o más graves (por ejemplo, el duelo por el fallecimiento de un familiar, emociones que les hacen sufrir, etc.) por favor, no dejéis de acudir a un profesional que os ayude a gestionar lo que esté sintiendo vuestro hijo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.