Condecoran al presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras

0 202

El Presidente Pepe Lobo, condecoró el viernes, en una solemne ceremonia celebrada en el Salón Morazán de Casa Presidencial, al presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, Alberto Solórzano, con la Orden Dionisio de Herrera al Merito Civil en el Grado de Comendador, por su noble labor espiritual en beneficio del pueblo de Honduras.

Solórzano, quien inició su peregrinado en 1978 y paso a ser pastor desde 1983, catalogó este reconocimiento, que se le confiere en el marco de una bienvenida a las 22 delegaciones de todo el mundo que participarán en el Foro Iberoamericano de Diálogo Evangélico, como otra demostración de la solidaridad del Presidente Pepe Lobo para con la iglesia evangélica.

“No recuerdo ningún otro gobierno que se haya acercado tanto a la iglesia y tenga tanto respeto para ella como lo ha hecho este, por ello, en las páginas de la historia se recordará al Presidente Lobo no como un gobernante más, si no como un presidente que supo reconocer el trabajo de la iglesia para el bien del país”, exclamó el líder espiritual hondureño.

Asimismo, destacó el apoyo de su esposa, hijos y demás familiares y amistades en inducirlo en el camino de Dios.

“Bendigo a Dios por esta condecoración y declaró que se la presenta a Él como una ofrenda de gratitud”, expresó.

De su lado, el Presidente Pepe Lobo aseveró que esta distinción de la Orden Dionisio de Herrera al Mérito Civil en el Grado de Comendador, se la confiere al reverendo Solórzano en reconocimiento a su fructífera labor espiritual realizada en favor del pueblo hondureño, que admite ha sido de gran ayuda para su Gobierno en tiempos que se necesita paz y tranquilidad.

“Uno como Gobernante y quiero yo decir que agradezco mucho la colaboración de la iglesia evangélica y más a la confraternidad, porque he tenido en ellos a amigos, sobre todo, por su ayuda para guiarme y por ser una fortaleza”, indicó.

Lobo reflexionó sobre lo imperante que resulta para un cristiano el hecho de aprender a tener fe, citando el pasaje bíblico de Hebreos, capítulo 11 versículo 1 que dice “es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

“Se debe tener sustento en lo que se desea en la vida y ese sustentó sólo lo da la palabra de Dios. Por lo que yo no puedo ver como un gobierno podría actuar sin tener el acompañamiento de los principios que nos rigen como cristianos”, dijo.

En ese sentido, aseguró que lo que debe ser más importante y fundamental para los gobiernos es mantenerse ocupados en apoyar a la gente a que viva en mejores condiciones, entendiendo que ello es algo que si se puede lograr.

“Pastor Solórzano por el acompañamiento y el compañerismo permanente en los momentos difíciles para Honduras es para mí un honor imponerle esta condecoración que va más allá de cumplir con un simple acto protocolario”, manifestó.

Agregó que Solórzano ha sido uno de los que ha cosechado en Honduras las nuevas estrategias que tiene la iglesia evangélica de participar activamente en los temas y problemas del país, razón por la cual cuando sucede algo que no se puede solucionar los pastores acuden a las templos porque tienen la potestad de llamar a la calma y a reflexión al pueblo.

“Siempre reconoceremos en el reverendo Alberto Solórzano a un gran líder no sólo nacional sino internacional, ya que imagínense es el vicepresidente de la junta directiva del Centro Cristiano Internacional (CCI), presidente de la Confederación Evangélica de Centroamérica (CEDECA), entre muchas más participaciones”, concluyó el Mandatario.

En el evento, estuvieron, el coordinador del Foro Iberoamericano de Dialogo Evangélico, Jorge Taberna; funcionarios del Gabinete de Gobierno, miembros del cuerpo diplomático; representantes de la iglesia evangélica; integrantes de las 22 delegaciones internacionales del foro e invitados especiales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.