CONADEH: recomienda adecuar presupuestos municipales para atender emergencia por COVID-19

0 198

Para reducir el impacto de la crisis sanitaria sobre la seguridad humana de la población y la preparación adecuada para participar en la nueva normalidad de dignidad humana y justicia social, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, recomendó a los alcaldes y sus Corporaciones municipales a la adecuación de sus presupuestos.

Honduras ha revelado ser uno de los países más vulnerables al ataque agresivo de la pandemia del COVID–19 y sus consecuencias, al encontrarse crónicamente debilitado por las carencias preexistentes, entre ellos: la pobreza, la desigualdad, el desempleo, la delincuencia, incluyendo la corrupción e impunidad, así como la falta de coordinación y complementación interinstitucional en el Estado, y entre éste y la sociedad, en función de la dignidad humana que es el fundamento y fin supremo del Estado y la sociedad, indicó Herrera Cáceres.

Explicó que, lo anterior, ha producido una crisis sanitaria, humanitaria y de seguridad humana, sin precedentes. Crisis que dejará amenazas más serias a la supervivencia, a los medios de subsistencia y a las condiciones de vida digna para la mayoría de la población hondureña que es aquella en situación de pobreza.

Para superar estas amenazas y prevenir nuevas, es valorizar la dignidad de las personas y familias, como fuerza vital del municipio, para auto–ayudarse en la organización y atención de sus propias necesidades y en la determinación de la asistencia complementaria que se requiriese del Estado y la cooperación internacional, para la mayor eficacia de su esfuerzo local hacia el bienestar de la comunidad.

El Ombudsman dijo que, de acuerdo a la realidad de cada municipio, el presupuesto, debe orientarse para beneficiar al sector social en salud, educación, trabajo, vivienda y en aquellas áreas vinculadas con dicho sector social, como el medio ambiente; activando asimismo el crecimiento económico local, inclusivo, equitativo e innovador, que contribuya a mejorar progresivamente la condición de vida de los habitantes, con atención especial a las personas pobres o vulnerables de la comunidad.

Es necesario que la adecuación, tenga como norma los objetivos de seguridad humana y desarrollo sostenible señalados expresamente por la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, entre ellos: poner fin a la pobreza y al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición; promover la agricultura sostenible; garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible, garantizar una vida sana y promover el bienestar; reducir la desigualdad; lograr la igualdad entre los géneros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.