CONADEH realizaría una “cruzada” por estado de hondureños en cárceles mexicanas

0 84

Tegucigala, Honduras.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, no descarta impulsar una “cruzada” de para determinar la situación en la que se encuentran centenares de hondureños en prisiones o en centros de detención de México.

En una comunicación sostenida con el migrante hondureño Angel Colón, puesto en libertad el pasado 15 de octubre, el ombudsman hondureño le comunicó que está en la disposición de hacer un examen de la situación en que se encuentras los hondureños en las cárceles de México para asegurarles el derecho de acceso a la justicia.

“Queremos asegurar el acceso a la justicia, a sus recursos efectivos y a que no pasen esas penas o privaciones”, expresó.

Anunció que como Estado hondureño esa cruzada la haría primero en México y luego en las cárceles en los Estados Unidos de América.

Un estudio realizado por el Centro de Derechos Humanos, Miguel Agustín Pro Juarez (CENTRO PRODH), de México entre mayo y octubre del 2013 tomando como muestra 1,219 personas de origen centroamericano en prisión reveló que 972 se encontraban en centros estatales y y 247 en centro federales de readaptación social.

El documento determinó que la muestra de 1,207 personas centroamericanas privadas de libertad en México, el 45% son de origen Guatemalteco mientras que el 34% son hondureños, el 13% son salvadoreños,, 3% nicaragüenses otro 3% de Belice y el 1% de Panamá.

Centenares de hondureños podrían estar viviendo el mismo “infierno” de Ángel Colón

Por su parte, el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, de México, Mario Patrón, no descarta que centenares de hondureños estén en las cárceles mexicanas viviendo la misma historia que experimentó, durante más de 5 años, el migrante hondureño Ángel Colón.

El defensor de los derechos humanos cuestionó que el caso del hondureño Ángel Colón es la expresión de la política nacional de seguridad y la política migratoria que impulsa el gobierno de México.

Explico que la política nacional de seguridad se caracteriza porque ¡”en aras del combate al crimen organizado se criminaliza a quienes no forman parte de ese crimen organizado”.

Agregó que los más criminalizados por la aplicación de esa política son los que no tienen documentos, los que no tienen redes de apoyo, los que no tienen un abogado privado para defenderse.

Señaló que en la medida en que la política migratoria de México esté determinada por Estados Unidos cada día habrá más migrantes criminalizados en su país.

“Si el objetivo es evitar que más migrantes lleguen a la frontera del norte de México, cada vez vamos a tener más migrantes en prisión”, indicó.

Verdad, justicia y reparación

Patrón adelantó que en el caso de Ángel Colón lo que sigue con tres conceptos básicos, verdad, justicia y reparación.

Declaró que Ángel, su familia y la sociedad en su conjunto tienen todo el derecho de conocer la verdad de lo sucedido.

En su criterio, Ángel fue criminalizado en un montaje de un operativo en donde en teoría se detenía a una banda del crimen organizado, donde él era víctima del cautiverio y que, en vez de rescatarlo como víctima lo criminalizan, lo incomunican y lo torturan.

Cuestionó que parte de lo que está ocurriendo en México es porque los excesos de aquellos funcionarios no son castigados y por eso es que a partir del caso de Ángel Colón se pretende hacer un llamado a la no impunidad, a la investigación y a la sanción.

Mencionó como ejemplo que Ángel Colón fue víctima de un mal operativo policial, de un Ministerio Público que no valoró esa ilegalidad y de un juez que autorizó su arraigo por casi 80 días en instalaciones militares donde se materializaron las torturas y luego en un encarcelamiento de 5 años y 7 meses.

El mensaje, según Patrón es que no hay un control ni una supervisión de los actos de las autoridades mexicanas, por lo que todos esos funcionarios necesitan ser investigados y sancionados.

Si no aprendemos como país, que los actos irregulares de los funcionarios tienen consecuencias en términos de derecho y la impunidad es permisible, lo que le ha sucedido a Ángel le seguirá sucediendo a otros tantos migrantes en transito por nuestro país, acotó.

Indicó que la preocupación de Ángel y su familia, es que lo sucedió a él le esté pasando a centenares de migrantes en México.

Enumeró que los migrantes en tránsito por México, son víctimas de extorsiones, secuestros, trata, desapariciones, ejecuciones y hasta encarcelados en el olvido.

Apuntó que Ángel Colón estuvo olvidado 5 años y se preguntó, cuántos ángeles amílcares hay en nuestro país México

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.