CONADEH en 12 años atendió unas 121 mil quejas de la población

0 152

Tegucigalpa, Honduras.

Al menos 121,600 quejas de la población atendió, en los últimos 12 años (2002/ 2013), el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), en su mayoría contra autoridades de entes gubernamentales y estatales, establece un informe divulgado por este ente estatal.

Entre el 2002 y el 2013 el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos atendió un promedio anual de 10,133 quejas de diferentes sectores de la población.

De acuerdo al organismo humanitario, del total de quejas atendidas en sus diferentes delegaciones a nivel nacional, 99703 casos, que representan el 82%, fueron concluidos y, en un alto porcentaje, se le restituyó el derecho violentado a las víctimas.

Ramón Custodio, titular del CONADEH, destacó la importancia de restituirle el derecho violentado a las víctimas en el menor tiempo posible.

Explicó que después de la recepción de una queja se realiza un trámite legal previamente establecido en su Ley Orgánica y reglamento, no obstante, admitió, que algunas no se concluyen porque ya no depende de la institución sino de otras que intervienen en el proceso de investigación

43,234 quejas durante el gobierno del presidente Porfirio Lobo

Durante el gobierno del Presidente Porfirio Lobo (2010/ 2013) el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos atendió 43,234 quejas de la población, de las cuales, y luego de realizar las diligencias investigativas, fueron concluidas 34,482 (80%), en su mayoría con la restitución del derecho violentado a las víctimas.

Las 43,234 quejas atendidas en esos cuatro años representan el 35% del total de casos atendidos desde el año 2002, cuando asumió a la titularidad del CONADEH, Ramón Custodio López.

Durante ese período, entre las instituciones más denunciadas por violentar los derechos humanos están las secretarías de Seguridad, Educación y Salud, los juzgados y tribunales, las alcaldías municipales, los centros penales, el Ministerio Público y la Defensa Pública, entre otros.

El informe del CONADEH establece que solo, en el 2012, de las 5,183 quejas atendidas en contra de los poderes del Estado, 8 fueron contra el Poder Legislativo, 846 contra el Poder Judicial, 160 contra instituciones descentralizadas, mientras que contra el Poder Ejecutivo se registraron 4,169 quejas de supuestas violaciones a los derechos humanos, pese a que este poder del Estado creo su propia Secretaría de Justicia y Derechos Humanos.

En el 2013, el Conadeh atendió 10,889 quejas

El informe del CONADEH establece que durante el 2013 atendió 10,889 quejas, de diferentes sectores de la población.

El documento detalla que de las 10,889 quejas atendidas, al menos, 1,728 fueron por violaciones a los derechos de la niñez, 3,634 por violaciones a los derechos de la mujer, 502 relacionadas con adultos mayores, 96 de personas con discapacidad, 31 de indígenas y afro-descendientes, 16 de diversidad sexual, 120 de personas con VIH, 588 grupal y 4,174 contra hombres bajo diversas circunstancias.

Luego de realizar las diligencias investigativas de las denuncias atendidas por los investigadores de quejas, alrededor de 9,111 casos que representa el 83.67% fueron concluidos por restitución de derechos y otras formas de cierre, establece el documento.

Entre las instituciones más denunciadas por violentar los derechos humanos, durante el 2013, están la Policía Preventiva, la Secretaría de Educación, la Dirección Nacional de Investigación Criminal ( DNIC), el Poder Judicial a través de sus diferentes juzgados, la Secretaría de Salud en sus diferentes hospitales y centros de salud, los centros penales, alcaldías municipales y el Ministerio Público, entre otros.

Del recuente de hechos se deduce que entre los derechos más violentados están el derecho a la vida, tratos crueles e inhumanos, derecho a la propiedad, derecho de petición, derecho de acceso a los tribunales y dependencias estatales, derecho al trabajo, derecho a la educación y el derecho a la salud.

La inseguridad, la impunidad y la corrupción entre los males del siglo

Según Custodio, la inseguridad, la impunidad y la corrupción son los males que afectan a la sociedad hondureña, lo que impide el avance hacia un verdadero Estado de Derecho en Honduras

Considera que en el país persiste una violencia extrema que resulta de la precariedad de la seguridad pública frente al desafío de la criminalidad común y organizada.

Esta violencia, excesiva en todos los órdenes, que es un mal social, según la nueva definición de la salud formulada por la Organización Mundial de la Salud, es lo que deteriora la salud de todos los habitantes de Honduras, indicó Custodio

El defensor de los derechos humanos es del criterio que Honduras se ha caracterizado, en los últimos años, por la falta de servicios de salud, la falta de educación de calidad, el acceso a una vivienda digna y a un trabajo.

Aunado a lo anterior, reitero que la inseguridad, la impunidad y la corrupción son parte de los males que enfrenta la sociedad hondureña, situación que impide el avance hacia un verdadero Estado de Derecho.

Declaró que los niveles de violencia y delincuencia alcanzados, en todas sus modalidades y expresiones, amenazan la seguridad de las personas, acaban con las relaciones de convivencia y generan una cultura del temor que inmoviliza a la población.

Agregó que la impunidad crece en la medida que el poder Judicial y los organismos policiales se muestran impotentes para contrarrestarla.

La violencia domestica e intrafamiliar, según Custodio, se convirtió en un problema de seguridad ciudadana, cuyas víctimas principales son los niños y las mujeres.

La violencia no solo atenta contra el derecho a la vida y a la integridad personal, sino que incide en el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales, socava las actividades productivas e inhibe la participación ciudadana, expresó.

Custodio es del criterio que el reto, tanto de las instituciones encargadas de la seguridad pública, como de la sociedad en general, es romper el círculo vicioso que forman la corrupción, la impunidad, la desconfianza, la violencia y la inseguridad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.