Conadeh condena actos violentos contra la vida en escuelas e iglesias

0 56

Tegucigalpa, Honduras

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, condenó los hechos violentos registrados en escuelas e iglesias del país que desde el año anterior han dejado como saldo personas muertas y heridas, en circunstancias aún no esclarecidas.

Ante la ola de hechos violentos que ponen en riesgo la vida y la integridad de las personas, el ombudsman hondureño exhortó a las autoridades hondureñas a investigar estos casos y poner a la orden de los tribunales a los responsables para que sean castigados con todo el peso de la ley.

Herrera Cáceres explicó que el derecho a la vida es tan fundamental porque cuando a una persona se le priva de ella ya no tiene sentido hablar del resto de sus derechos.

Lamentó que a la larga lista de periodistas, abogados, policías, taxistas, conductores de buses, guardias de seguridad, muertos en circunstancias violentas, ahora también se sumen los maestros.

“Tenemos que cuidar a nuestros alumnos, a nuestros maestros, porque la educación es el derecho humano que habilita para gozar de los demás derechos”, puntualizó.

El funcionario hizo un llamado a los miembros del gremio magisterial que sientan que está en riesgo su integridad física y su vida a que acudan a las oficinas del CONADEH a nivel nacional a interponer la denuncia.

Reconoció que la violencia continúa pese a los esfuerzos cada vez más crecientes que realizan las fuerzas encargadas del orden y de la seguridad en el país.

“Siguen las muertes, atentados contra personas, incendios de buses, trata de personas y siguen aumentando las diferentes expresiones de la delincuencia organizada y no organizada”, declaró.

Indicó que todos esos casos les están dando seguimiento y que, por ello, exhorta a las autoridades policiales, a la Corte Suprema de Justicia y al Ministerio Público a evitar que estos hechos violentos contra la vida queden en la impunidad.

Creciente ataque contra la integridad y la vida en escuelas e iglesias

Aunque no hay datos concretos que determinen con exactitud el número de víctimas registradas hasta ahora, el CONADEH considera que desde el 2013 a la fecha, varias escuelas e iglesias del país han sido escenario de hechos violentos que han dejado como saldo personas muertas y heridas.

Un recuento del organismo humanitario establece que el 1 de octubre de 2013, el jardín de niños y escuela “Mi Segundo Hogar” ubicado en la colonia 10 de septiembre de Chamelecón, Cortés, fue escenario, en horas de la madrugada, de un hecho sangriento en el que perdieron la vida en forma violenta 5 personas entre ellas una niña de 5 años.

Al parecer, una adolescente y 5 menores lograron sobrevivir al ataque porque se escondieron mientras que otros dos jóvenes se salvaron porque no se quedaron durmiendo en el lugar.

El 10 de abril de 2014, un niño y otros tres adultos murieron a eso de las 6:50 de la mañana, luego de una balacera protagonizada frente a la escuela Misión Evangélica Línea de Vida de la colonia Callejas de San Pedro Sula. Durante el enfrentamiento una bala habría perforado el portón del centro educativo para luego impactar contra un niño causándole la muerte.

El 24 de abril de 2014, el docente Moisés Cardoza Castro fue ultimado a balazos por sujetos desconocidos en el momento en que impartía clases a sus alumnos en la escuela “María Antonia Anariva” de la aldea Quebrada de Arena de Tela Atlántida. Su hija Claudia Cardoza fue secuestrada cuando se disponía a llevar a la hermana menor a la escuela de San Alejo y liberada por sus captores el 25 de mayo.

El 17 de mayo de 2014, la maestra de educación primaria Emilia Janeth Escoto (52) y su hijo José Benigno Díaz, fueron ultimados por desconocidos, en horas de la mañana, en su casa de habitación ubicada en la colonia Los Laureles, sector de Dos Caminos, Villanueva, Cortés.

26 de junio de 2014, la directora y una maestra del centro educativo “Pompilio Ortega” localizado en la aldea Las Pozas, Francisco Morazán, fueron atacadas a garrotazos por un ex alumno frente a sus alumnos. Ambas se encuentran en estado delicado, internas en la sala de cuidados intensivos del IHSS luego de recibir golpes en la cabeza, cara y manos.

7 muertos y 12 heridos en hechos violentos registrados en dos iglesias

El 29 de junio de 2013, al menos, 4 personas perdieron la vida y otras 10 resultaron heridas en el interior de una iglesia evangélica localizada en la Aldea Palo de Comba, Victoria, Yoro.

El hecho violento se registró a eso de las 7:30 de la noche cuando un grupo de hombres armados y encapuchados irrumpieron en el lugar y en plena ceremonia religiosa abrieron fuego contra los presentes. Entre las víctimas figuran 3 niños entre los 6 y los 13 años.

El último hecho violento se registró el 24 de junio de 2014, cuando 3 personas murieron y otras 2 resultaron heridas luego de una balacera protagonizada por sujetos desconocidos a eso de las 7:30 de la noche en el interior de una iglesia evangélica de la aldea Cerbatana, San Juan de Opoa, Copán. Las personas muertas violentamente fueron identificadas como Alex Orlando Aguilar, Carlos Guillén y Clementina Vásquez.

Percepción: ni en la iglesia se sienten seguros algunos hondureños

Al menos, tres de cada diez hondureños no se sienten seguros ni en la iglesia, revela una encuesta divulgada por el CONADEH, en la que se destaca que para protegerse de la delincuencia, la población se ve en la obligación de convertir sus casas en verdaderas “cárceles”, al asegurarlas con rejas, bardas y cerraduras.

El resultado de la encuesta establece que, de las personas consultadas, el 70% respondió que en la iglesia se siente segura, mientras que un 30% contestó que siente inseguridad.

La encuesta realizada a finales del 2012 por la firma encuestadora Borge y Asociados a una muestra de 840 personas con un margen de error de +/ – 3,4% y un 95% de confianza, determina el grado de seguridad e inseguridad en que se encuentran las personas en este país centroamericano.

Al consultarle a la población hondureña cómo se siente en su casa, tres de cada diez son del criterio que se sienten inseguros.

Pese a que el 59% de los encuestados dijo sentirse seguro en su centro de trabajo, el 32% considera que se siente inseguro mientras que el 9% no respondió.

Las escuelas tampoco son centros que le abriguen seguridad a los hondureños, para el caso, cinco de cada diez respondieron que se sienten seguros.

Al preguntarles como se sienten en las calles, en los mercados, en los centros comerciales y en el transporte público, en su mayoría, las personas consultadas respondieron que “inseguras”.

Para el caso, un 75% de los encuestados expresó que en la calle se sienten inseguros, un 77% dijo sentirse insegura en los mercados, el 62% tampoco siente seguridad en los centros comerciales, mientras que el 74% teme ser víctima de los delincuentes cuando aborda el transporte público.

En las carreteras de Honduras también se respira un alto grado de inseguridad como lo expresó el 73% de los encuestados y donde únicamente el 23% se siente seguro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.