Comisión Interventora del IHSS tiene previsto rendir su informe en las próximas horas

0 87

Tegucigalpa, Honduras

La Comisión Interventora del Seguro Social tiene previsto rendir su informe sobre los hechos de corrupción encontrados en la institución en las próximas horas.

Los comisionados nombrados para realizar tareas de fiscalización, han postergado en un par de oportunidades la presentación del documento que se supone, contiene un diagnóstico sobre el descalabro de la institución, así como la identidad de los responsables de tal desventura.

Desde que el Seguro Social fue descabezado y su administración asumida por tres interventores, salió a luz un pliego de irregularidades catalogadas como actos de corrupción cometidos con increíble impunidad.

Así, entonces, quedó al descubierto que el patrimonio del ente fue comprometido hasta acabar con el flujo de caja, sin dejar por descontado el déficit de cerca de dos mil millones de lempiras anuales ni el endeudamiento en que ha caído la institución por el orden de los cinco mil millones de lempiras.

Apenas el martes, el Consejo Nacional Anticorrupción remitió al Ministerio Público un expediente que documenta el desvío de por lo menos 23 millones de lempiras, a través de empresas de maletín.

Sin temor a dudas, los datos señalados nada más son la punta de lanza de toda la podredumbre que tiene sumido al Seguro Social en estado de parálisis operativa, agonía financiera y atrofia administrativa.

No es objeto de discusión que el derrumbe de la institución previsional tiene su génesis en las prácticas oscuras gestadas por los políticos en contubernio con otras agrupaciones que hacen negocios con el sector salud.

Parece inconcebible que la corrupción se haya engendrado en el Seguro Social con tal libertad sin que los miembros de la Junta Directiva hayan sido puestos en autos de lo que ocurría o sin que los dirigentes sindicales hayan tenido pleno conocimiento de la hecatombe.

Los más afectados por el infortunio de la institución han sido los afiliados al sistema, quienes siguen penando por la falta de medicamentos, por la pésima calidad de los servicios de atención médica y hospitalaria y, para rematar, por el despilfarro de los fondos por aportaciones.

Es una exigencia, que el informe que están a punto de presentar los interventores deje al descubierto, y sin medias tintas, toda la podredumbre que ha germinado dentro del Seguro Social, y que sean identificados, con nombre y apellido, todos los personajes que han protagonizado semejante desgracia.

No basta con la simple rendición del informe que, al fin y al cabo, puede terminar colgado en los archivos. La mano de la justicia debe caer con todo su peso sobre los funcionarios y políticos que entraron en sucios negocios con proveedores de medicamentos, suministros de equipo y otros grupos que se han beneficiado a costa del derrumbe del Seguro Social.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.