CN condecora con “Gran Cruz Extraordinaria con Placa de Oro” a Ban Ki-moon

0 76

Tegucigalpa, Honduras.

El Congreso Nacional de Honduras, en sesión solemne, confirió al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la condecoración “Gran Cruz Extraordinaria con Placa de Oro”, la más alta distinción que otorga este poder del Estado.

El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, en nombre de todos los 128 diputados, impuso al distinguido visitante, la condecoración “Gran Cruz Extraordinaria con Placa de Oro”, por sus méritos y desempeño en pro de la paz en el mundo en ocasión de su visita oficial a Honduras.

El alto funcionario de Naciones Unidas, fue acompañado por su esposa la señora Ban y se contó con la presencia de la embajadora permanente de Honduras ante el organismo mundial con sede en Nueva York, Lizzy Flores Flake, la titular de la Oficina de Desarrollo Social del Congreso Nacional, Rina de Oliva, miembros del cuerpo diplomático, organismos internacionales, representantes de las agencias de la ONU, funcionarios de gobierno e invitados especiales.

Como parte de la agenda, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, participó en el pleno del Congreso Nacional con todos los 128 diputados de todas las bancadas representadas en la Cámara Legislativa.

Honduras está cambiando

Luego de escuchar el himno nacional de Honduras, interpretado por la Banda de los Supremos Poderes y la lectura del decreto mediante el que se otorga la condecoración, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, pronunció su discurso de ocasión en el que expresó que desde Seúl hasta Nueva York, hoy Tegucigalpa es el centro del mundo al acoger con su natural hospitalidad al líder del ente aglutinador de todos los países de la tierra.

Agregó que la vista de Ban, honra muchísimo a Honduras, un país que está construyendo un mejor futuro y saludando al mundo con renovadas esperanzas en el esfuerzo y el trabajo de un gobierno que avanza de la mano de su pueblo.

“Lo recibimos con el cariño de un amigo sincero porque usted es la representación genuina de un mundo nuevo con el que está comprometido, quien creció conociendo los rigores de la guerra y que formó parte de la generación de la esperanza que le dio a Corea el rumbo del desarrollo y de la democracia”, refirió.

Acotó que con su vocación pacifista, su formidable carrera diplomática y sus firmes valores humanos, Ban, es un ejemplo para el mundo y el Congreso Nacional se siente orgulloso de tenerlo en Honduras.

Refirió que su primera visita oficial a Honduras se produce en un momento crucial para el país, ya que está avanzando en consolidar sus instituciones para que el gobierno sea fuerte y firme liderando una nación hacia la conquista de la paz social, el desarrollo económico y la dignificación del hombre.

Destacó que el gobierno está ejecutando profundas reformas para facilitar un ambiente de tranquilidad, seguridad jurídica y personal que promueva la iniciativa privada y genere empleo. “Estamos revolucionando nuestra educación y promoviendo la inversión pública; estamos combatiendo seriamente la corrupción y el tráfico de drogas, el trasiego de armas y la inmigración ilegal en el área”, arguyó.

“En suma, señor secretario, Honduras está cambiando, por eso es alentadora su visita y le agradecemos mucho al tiempo que le pedimos un favor: dígale al mundo que Honduras es un país de esperanzas, que está abriendo las ventanas a un nuevo amanecer, que aquí vive un pueblo invencible y que nuestros valores son más fuertes que los desafíos que ahora enfrentamos con la seguridad, que los superaremos”, apuntó.

“Que la comunidad mundial sepa que ya no estamos más en la lista de los violadores de las garantías fundamentales, que somos una democracia consolidada, que tenemos las más bellas reservas coralinas del planeta, que somos un país verde y que producimos el mejor café del mundo, porque somos un país de cinco estrellas”, añadió el titular del Poder Legislativo.

Expresó que el Congreso Nacional de Honduras desea agradecer a Ban por la estrecha colaboración de las agencias de las Naciones Unidas en los procesos de consulta de varias leyes en las que se ha contado con su oportuno consejo y traslado de exitosas experiencias.

En ese sentido, agradeció al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, a la Organización Mundial de la Salud, a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Organización de las Naciones Unidas para la Educación y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, por contribuir a que el trabajo de los congresistas obtenga los mejores resultados.

Señaló que el Congreso que tiene el honor de presidir, es un órgano genuinamente democrático, plural como nunca antes y vivamente comprometido con el debate de las ideas que sólo permiten las democracias maduras.

“Desde aquí le hemos aportado al país legislación que devuelve poder a las mujeres, que protege a los niños del acoso escolar, que defiende al pueblo de las bandas criminales y que robustece la gobernabilidad democrática y la integración regional”, detalló.

Retomó que este poder del Estado, en nombre del pueblo de Honduras, en reconocimiento a sus elevados méritos otorga hoy la «Gran Cruz Extraordinaria con Placa de Oro» al ilustre doctor Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas.

“En esta presea va nuestro aplauso por sus magníficas ejecutorias en el más alto cargo del organismo mundial, desde el cual promueve la paz entre la ecúmene, la vigencia plena de los derechos humanos, el desarrollo sostenible y amigable con el ambiente, la extinción de las epidemias, el cese de las hostilidades en varias regiones del mundo y la derrota del terrorismo al que no le importa que el escenario sea en Kabul, Nueva York, Beirut o Paris”, argumentó.

Indicó que con la condecoración se reconoce a un diplomático audaz, que en la globalidad de su visión sabe que Honduras es pieza esencial del desarrollo regional que es el camino para integrar los polos continentales que se mueven entre la riqueza del norte y los retos del sur. “Honramos a un líder que reúne al mundo con su autoridad moral y su talento”, acotó.

“Reciba, doctor Ban Ki-moon, la condecoración del Congreso Nacional, en nombre de Honduras, un país que avanza hasta conquistar las alturas en las que nos hemos propuesto nuestras metas”, concluyó.

Transmitan esperanza

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, manifestó que es un gran honor y un privilegio para él estar en el Congreso Nacional de Honduras al tiempo que expresó que se siente agradecido al recibir la condecoración “Gran Cruz Extraordinaria con Placa de Oro” que se le ha otorgado y que acepta con humildad y gratitud en nombre de todo el personal de las Naciones Unidas en busca de un mundo mejor para todos.

El dignatario recordó a los diputados que son depositarios de las aspiraciones de sus conciudadanos y como dirigentes deben rendir cuentas a su pueblo e indicó que estos son momentos de grandes desafíos en los que Honduras está saliendo de la turbulencia política de los últimos años.

Asimismo, pidió transmitir un mensaje de esperanza sobre el futuro de Honduras y este es un momento para pasar a la acción en un año en que se deben cumplir con los Objetivos del Milenio.

Agregó que también se debe impulsar la integración regional, abordar problemas como la desigualdad y la seguridad ciudadana así como proteger los derechos humanos.

La comparecencia de Ban Ki-Moon en el Congreso Nacional, representa una visita sin precedentes, de suma importancia, que llena de orgullo a todos los hondureños al obtener todo el respaldo de Naciones Unidas que es un organismo de carácter global por excelencia.

La presencia del dignatario de Naciones Unidas, reviste una gran importancia pues en los últimos años no se había tenido la visita de un secretario general de la ONU en el país, lo que llena de esperanza y optimismo a los hondureños pues significa que vienen cosas mejores en el ámbito regional y mundial.

La visita del jefe del máximo organismo mundial significa que Honduras es vista como un socio confiable de la comunidad internacional y respetuosa de los tratados suscritos por el país en materia de derechos humanos, protección laboral, ambiental y otros, ya que las Naciones Unidas es celosa del cumplimiento de las mismas.

Ban Ki-Moon se convirtió en el tercer secretario general de la ONU que visita Honduras luego que lo hiciera Boutros Boutros-Ghali en 1995 durante el mandato del ahora desaparecido presidente Carlos Roberto Reina y Kofi Annan el 2002 en la administración del entonces mandatario Ricardo Maduro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.