CN aprueba préstamo para convertir deuda interna en externa

0 88

Tegucigalpa, Honduras.

El Congreso Nacional, aprobó este martes, un decreto mediante el cual se autoriza a la Secretaría de Finanzas, a obtener un préstamo de hasta por 100 millones de dólares con el fin de convertir deuda interna cara y de corto plazo, en deuda externa a más bajo interés y a plazos más amplios y que no representa más endeudamiento para el país.

El dictamen fue favorable por parte de la comisión especial nombrada por el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, e integrada por diputados de todas las bancadas.

Condiciones favorables

En ese sentido, el decreto, el cual a moción del diputado Jefri Flores, se les dispensaron dos debates, establece que se autoriza la negociación y contratación de un financiamiento con el Credit Suisse AG hasta por un monto de 100 millones de dólares con cargo al monto autorizado de colocación de títulos valores, según decreto 360-2013 bajo los términos y condiciones financieras descritas en el contrato.

Durante la discusión y aprobación del préstamo participaron el asesor de la Secretaría de Finanzas, Hugo Castillo y el director de Crédito Público, Sammy Castro, quienes dieron amplias explicaciones a los diputados acerca del objetivo del crédito.

Castillo aclaró que se trata de una operación que no significa un mayor endeudamiento público ya que el año pasado en el Presupuesto General de la República, el Congreso Nacional, aprobó un nivel de endeudamiento público que es el mismo que se está planteando en esta negociación.

“Este no es un nuevo préstamo ni es un aumento al déficit (fiscal), es simplemente una operación de cambio de estructura de financiamiento interno por externo, pero en ningún momento significa expansión del déficit y en ningún momento significa nuevo endeudamiento público”, insistió.

Ilustró que los mercados financieros no son como antes y el mercado financiero interno es uno y el mercado financiero externo es otro y esta operación lo que busca es obtener las mejores condiciones financieras de endeudamiento público tratando de cambiar una deuda interna por una externa en mejores condiciones.

Recalcó que se trata de buscar vencimientos de corto plazo, por otros de más largo plazo y en este caso, se trata de una financiamiento a cinco años plazo y anteriormente la norma era hacer financiamientos de tres años y el coeficiente de deuda externa sigue siendo el mismo que se aprobó el año pasado.

Por su lado, el director de Crédito Público, Sammy Castro, reiteró que esta operación no representa un monto adicional al autorizado ya en el Presupuesto General de la República para la deuda pública del país sino que se trata de una negociación aprobada el año pasado y contemplada dentro del monto del endeudamiento interno.

Añadió que el presupuesto contempla 22 mil millones de lempiras de deuda interna de los cuales se están tomando dos mil millones a un cambio que representan 100 millones de dólares para aprobarlos y poder contratar un financiamiento con el Credit Suisse que es una operación que ofrece condiciones favorables.

Como se señala en el plan de endeudamiento para 2014, el destino del financiamiento es el apoyo para el déficit presupuestario, o sea que no es un una operación adicional en la que se están sumando esos dos mil millones de lempiras que se cambian a los 100 millones de dólares que se están obteniendo.

Las condiciones son favorables para el país, aseguró Castro quien recordó que el año pasado el Congreso aprobó mil millones de dólares en bono soberano para el mercado internacional a tasas de 7.5 y 8.5 por ciento y este crédito con el Credit Suisse se obtiene a 6.30 por ciento, lo que representa que hay una diferencia porcentual significativa por lo que es una ventaja.

Aclaró que no es una operación que va a trascender generaciones futuras, pues es una negociación a cinco años con tres años de gracia y con una tasa de 5.75 por ciento fijo y una tasa Libor variable a 12 meses.

Entretanto, el presidente de la comisión ordinaria de presupuesto, Francisco Rivera, agradeció los aportes de todos los miembros de la comisión incluido el jefe de la bancada del partido Libertad y Refundación (Libre), Manuel Zelaya, especialmente en el proceso de socialización del proyecto de ley.

Añadió que en ese sentido, si se analiza el documento original enviado por la Secretaría de Finanzas, se ha cambiado para que el proyecto no comprometiera ni complicara las condiciones en que venía.

Ante algunas protestas verbales de la bancada de Libre por la aprobación del decreto, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, les explicó que la mayoría simple de 65 diputados hace pasar el decreto.

Bonos ENEE

Por otro lado, el Congreso Nacional también aprobó, con dispensa de dos debates a petición del diputado, Rolando Dubón Bueso, un decreto mediante el cual se faculta a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) a emitir hasta por un monto de 250 millones de dólares para permitir la emisión de títulos valores en moneda nacional.

La iniciativa reforma el artículo 139 del decreto legislativo 360-2013, el cual establece ahora que se faculta a la ENEE para que en adición al total ya autorizado para los contratos de fideicomisos aprobados mediantes decretos legislativos 118-2013, 119-2013 y 163-2013, se emitan bonos hasta por un monto de 250 millones de dólares que podrán se colocados en dólares estadounidenses pagaderos en esa misma moneda o en moneda nacional cuyas características y condiciones serán definidas de acuerdo a las condiciones de mercado local que establezca el despacho de Finanzas y fijadas en el reglamento.

“Estos bonos podrán servir de garantía para que por medio de los fideicomisos se desarrollen instrumentos financieros viables a ser colocados en el mercado local o internacional y que tengan como garantía fiduciaria subyacente esta emisión de bonos. Estos bonos serán cancelados con los flujos que administren los fiduciarios en este caso específico se hará la deducción del servicio de esta deuda antes de transferir el excedente a la ENEE. Estos bonos contarán con la garantía soberana del gobierno y se autoriza al despacho de Finanzas a emitir la misma”, señala el decreto.

Recalca que el destino exclusivo de esa emisión es para el saneamiento de las obligaciones de la ENEE con actores productivos locales del subsector eléctrico y para cubrir insuficiencias de caja en las compras nacionales de energía.

El asesor de la Secretaría de Finanzas, Hugo Castillo, explicó que desde hace unos 10 años, el gobierno central viene financiando más o menos con 1.5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), el déficit de la ENEE, pero el Congreso Nacional, dijo que ya no, que hay que sanear a esa empresa estatal y no seguir insistiendo más con un financiamiento del gobierno central.

“Hay que poner la empresa en orden, sacar la empresa orden y hoy en 2014, en el Presupuesto General de la República aprobado para este año, mantiene la posición de que el gobierno no financia déficit de la ENEE”, recalcó el funcionario.

Refirió que el problema de la ENEE es estructural de la empresa, donde las prácticas internacionales establecen que las pérdidas técnicas deberían ser de 15 por ciento como estándar, pero son de alrededor de 32 por ciento.

Aclaró que esas pérdidas no se pueden reducir de una sola vez de 32 por ciento a 15 por ciento en un año, entonces la transición fue buscar un mecanismo que permitiera en el corto plazo reducir las pérdidas y por eso el Congreso Nacional, además de buscar el saneamiento de la empresa, buscó un mecanismo que permitiera a través de los fideicomisos, reducir pérdidas porque realmente ese el problema de la ENEE.

Recalcó que no se siguió el camino de trasladarle al consumidor final vía tarifas esas pérdidas sino que se siguió el mecanismo de reducir pérdidas mediante los fideicomisos para que un operador privado redujera pérdidas en transmisión, otra en distribución y una en alumbrado público y aquí con un objetivo de seguridad interna del país.

Explicó que esta operación va a reducir las pérdidas técnicas de la ENEE, en forma gradual y no de un día para otros pues sería mentirle al Congreso Nacional y al pueblo.

Puntualizó que hay un mercado local que quiere comprar esos bonos en moneda local y eso es lo que se quiere hacer.

En ese sentido, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, también explicó que lo único que se quiere hacer es vender esos títulos valores en dólares para que inversionistas del mercado local puedan tener acceso a ellos y por eso se necesita la autorización en lempiras y no se está aumentando deudas ni cantidades y por eso no puede haber confrontación política ni ideológica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.