Choque de Titanes

0 94

Un puesto en los cuartos de final de la Liga de Campeones de la UEFA tras un resultado incierto en la ida (1-1): lo que está en juego este martes en el choque de vuelta de los octavos de final entre Chelsea y Galatasaray ya es muchísimo de por sí.

Pero hay otro aspecto que convierte a este encuentro en una cita imperdible: el cara a cara entre Samuel Eto’o y Didier Drogba, dos de los mejores jugadores de la historia del fútbol africano.
FIFA.com analiza este combate de líderes que despierta pasiones en todo el Continente Madre.

Tras fijarse en él el Real Madrid en 1996 y ficharlo con sólo 15 años, el camerunés Samuel Eto’o nunca acabó de convencer a los directivos merengues, que, tras haberlo cedido al Leganés en 1997, volvieron a hacerlo en 2000, esta vez al Mallorca. Sus dotes de goleador, sin embargo, cautivaron al FC Barcelona en 2004.

Tras cinco temporadas fabulosas en Can Barça, Eto’o puso rumbo al Inter de Milán, donde siguió acumulando goles y victorias. Tanta gloria acumuló que, con apenas 30 años, se permitió el lujo de alejarse del máximo nivel para probar la aventura rusa en el Anzhi Makhachkala. Dicha aventura duró dos años y, desde ahí, Eto’o volvió a parar a un grande de Europa, el Chelsea, por el que fichó en verano de 2013.

El Chelsea es precisamente el equipo en el que Drogba construyó su leyenda, tras pasar allí ocho años de ensueño entre 2004 y 2012. Previamente, el marfileño había debutado como profesional relativamente tarde, a los 20 años con el Le Mans, y seguía militando en la segunda división francesa con 24 años, antes de recalar en el Guingamp y de explotar finalmente en el Olympique de Marsella en 2003.

Tras ganarse la condición de héroe en una sola campaña, fichó por los Blues, donde se convirtió en un ídolo. Tras una fugaz escapada a China con el Shanghai Shenhua, recaló en el Galatasaray en enero de 2013.

Tal vez él lo haya olvidado ya, pero la cosecha de Eto’o se inició en el Real Madrid, donde su nombre figura en la lista de los ganadores de la Liga de Campeones del año 2000. Sin embargo,Samu contribuyó mucho más activamente a la conquista de otras 3 Ligas de Campeones (2 con el Barça y 1 con el Inter), 4 ligas y otras tantas Copas nacionales, 3 Supercopas nacionales, 1 Copa Mundial de Clubes de la FIFA, 2 Copas Africanas de Naciones, y 1 Torneo Olímpico de Fútbol.

Difícil rivalizar con eso para Drogba, quien, al conquistar la liga y la Supercopa de Turquía en su primera campaña en el Galatasaray, enriqueció un palmarés que ya incluía 3 títulos de la Premier League, 4 Copas de Inglaterra y 2 Copas de la Liga, así como 1 Liga de Campeones de la UEFA.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.