Cemex pierde 2 millones de dólares en el primer semestre debido a la pandemia

0 90

México, 27 jul (EFE).- El consorcio mexicano Cemex, uno de los mayores productores de cemento del mundo, registró una pérdida neta de 2 millones de dólares en el primer semestre de 2020, cifra que se compara con los 193 millones de beneficio del mismo periodo del pasado año, informó este lunes la empresa.

«Estas disminuciones se debieron principalmente a las medidas de confinamiento aplicadas en la mayoría de los mercados en los que opera la compañía», detalló la firma en un boletín, en referencia a la pandemia de coronavirus y al cierre de actividades no esenciales en buena parte de sus mercados.

De acuerdo con su informe financiero, las ventas netas de enero a junio alcanzaron 5.997 millones de dólares, una cifra 8 % inferior a los 6.495 millones de dólares reportados en los seis primeros meses del año pasado.

Cemex aclaró que dicho monto representó una disminución de solo el 4 % en términos comparables para las operaciones existentes y ajustado a fluctuaciones cambiarias respecto a idéntico lapso de 2019.

El resultado de operación antes de otros gastos fue de 539 millones de dólares, 18 % menor a los 657 millones de dólares obtenidos en el mismo período del año pasado.

El flujo de operación (op. ebitda) cayó 7 % en el primer semestre al ubicarse en 1.088 millones de dólares frente a los 1.169 millones del mismo periodo de un año antes.

SEGUNDO TRIMESTRE

En el periodo abril-junio, el más afectado por la pandemia de coronavirus por la paralización de actividades no esenciales en México y otras regiones, Cemex tuvo también una sustancial caída y perdió hasta 44 millones de dólares, mientras que en el mismo lapso del año pasado se ganaron 155 millones de dólares.

En tanto, las ventas sumaron 2.912 millones de dólares, un decrecimiento de 14 % frente al segundo trimestre del año precedente, y en términos comparables de 10 %.

En el segundo trimestre, el flujo de operación totalizó 554 millones de dólares, una caída de 11 % frente a los 623 millones de dólares del mismo periodo del año pasado.

«A pesar de las condiciones sin precedentes en las que operamos debido a la pandemia, estoy satisfecho con nuestro desempeño en el segundo trimestre y nuestra rápida reacción para implementar medidas de contención de costos en todas nuestras geografías», dijo Fernando González Olivieri, director general de Cemex.

Olivieri aseguró que en el trimestre se logró una «rápida recuperación» en forma de «V», tras los niveles mínimos registrados en abril.

«Anticipamos que la COVID-19 seguirá desafiando nuestras operaciones de nuevas maneras en los próximos trimestres», dijo el directivo.

La deuda neta más notas perpetuas aumentó «marginalmente» en 51 millones de dólares durante el trimestre debido principalmente a un «efecto desfavorable» de conversión de tipo de cambio.

POR REGIONES

La empresa precisó que sus ventas en México sumaron 1.253 millones de dólares en el primer semestre del año, 14 % menos que la cifra reportada en el mismo periodo de 2019.

Los ingresos totales de Cemex en Estados Unidos se ubicaron en 1.971 millones de dólares, un aumento de 7 % respecto al periodo enero-junio de 2019.

En Europa, Medio Oriente, Africa y Asia las ventas netas conjuntas alcanzaron 1.989 millones de dólares, 8 % menos que de enero a junio de 2019, mientras que en América Central, Suramérica y el Caribe se registraron ingresos por 651 millones de dólares, 23 % inferiores a los del mismo período de 2019.

Cemex anotó un beneficio neto de 143 millones de dólares en 2019, un 73 % menos que los 528 millones de dólares de ganancias de 2018, que a su vez fue un dato 33 % menor a las ganancias de 2017.

Con sede en la norteña ciudad de Monterrey, la cementera ganó 750 millones de dólares en 2016, multiplicando por 10 las ganancias del año anterior, y 75 millones de dólares en 2015.

En cambio, en 2014 tuvo una pérdida neta de 507 millones de dólares, 40 % menor a la registrada en 2013, cuando totalizó 843 millones de dólares.

La empresa entró en dificultades a raíz de la compra de la australiana Rinker por 15.300 millones de dólares en 2007 y el inicio de la crisis de la construcción en EE.UU. y Europa en 2008.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.