CAC-UNAH el oasis cultural de Comayaguela

0 310

Tegucigalpa, Honduras.

Posiblemente fundada al mismo tiempo que Tegucigalpa, Comayagüela ha permanecido rezagada dentro de la hermandad que el Distrito Central impone a ambas ciudades.

Así, la que empezó como una villa de indios y luego se convertiría en una ciudad de criollos y mestizos estaría confinada a la marginación para inicios del siglo XX. Todo aquello considerado en contra de la moral y las buenas costumbres era destinado a Comayagüela.

Nacieron en ella muchos estancos, prostíbulos y centros nocturnos; pero, de forma paralela al proceso de marginación, también se construyeron ahí los mercados y las escuelas públicas más grandes del Distrito Central.

El único centro de carácter cultural con proyección en esta ciudad era la Escuela Nacional de Bellas Artes hasta que el Centro de Arte y Cultura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (CAC-UNAH) fue inaugurado en el 2012.

Hoy, con dos años, el CAC se ha convertido en el oasis en medio de una sequía de iniciativas culturales para Comayagüela, la ciudad hermana de la capital hondureña. “Uno de los mayores retos fue diseñar un proyecto que fuese de verdadero impacto para la comunidad de Comayagüela”, explica Olga Joya, su directora.

¿Por qué no un museo?

Cuando se anunció la construcción y luego posterior inauguración del CAC surgieron voces que pedían algo más, un museo si era posible. Sin embargo, la dinámica de un centro cultural difiere a la de un museo. Y, para la ubicación en que estaría, lo mejor era optar por la primera.

Por esa razón, el objetivo primordial del CAC es potenciar el vínculo entre la universidad y la sociedad a través del desarrollo de las artes, la cultura y el patrimonio, todo bajo los principios de inclusión y respeto a la diversidad cultural.

“No conocíamos el espacio en el que nos introducíamos en ese momento. Han sido dos años de aprendizaje, de conocer la otredad, de respetar la otredad y de vincular nuestro trabajo a ella y ella a nuestro trabajo. Es decir, en ese sentido el trabajo que el equipo del CAC ha hecho ha sido, fundamentalmente, de conocer el entorno”, explica Joya.

En él se promueve el ejercicio del arte como un espacio de diálogo entre la universidad y la comunidad, con el lenguaje de la cultura en diferentes manifestaciones: conferencias, talleres de formación artística, exposiciones de pintura y escultura, proyecciones de películas, foros y jornadas de trabajo con las niñas y los niños de las escuelas cercanas en fechas especiales.

“No podemos trabajar sólo en función de actividades, sino que debemos trabajar en función del conocimiento del espacio para que la actividad no se convierta en activismo. Queremos que sean herramientas plenamente identificadas y que tengan un impacto definitivo en la comunidad”, puntualiza la funcionaria.

Rescatando el patrimonio

Hablar del CAC es hablar también de su edificio. La estructura empezó a construirse en la década de 1940, y estaba destinada a ser el Hotel Panamericano.

Para 1952 el inmueble fue adquirido por el Estado y, en 1961, fue traspasado a la UNAH para las Facultades de Ciencias Físicas y Matemáticas, Ciencias Médicas, Ciencias Químicas y Farmacia, y Odontología. A partir de 1970 en él funcionaron las oficinas del Ministerio de Trabajo, pero fue abandonado en 1998 por los daños que la crecida del río ocasionó durante el huracán Mitch.

Como todavía era propiedad de la UNAH, en el 2000 fue cedido al INPREUNAH como forma de pago por una deuda de la institución. Sin embargo, en el 2010 fue recuperado cuando la universidad hizo el pago de la cantidad adeudada. Así, en 2011 la restauración inició y en octubre de 2012 el CAC fue inaugurado.

2014, año de propuestas

Después de un año y unos cuantos meses de trabajo, el 2014 ha sido de arduo trabajo para el personal del CAC. Para el mes de septiembre estaba a dos exposiciones temporales de alcanzar las que presentó el año anterior, organizó por primera vez las alfombras de aserrín durante Semana Santa en la Calle Real de Comayagüela y dio los primeros pasos para abrir la Cinemateca Nacional “Enrique Ponce Garay” en el 2015.

Además, hay dos proyectos definiéndose. Uno depende de la vinculación que se logre con un ente gubernamental. “El proyecto Arte y Escuela, que ya ha sido afinado y presentado a la Secretaría de Educación (SE), es uno de formación artística y prevención de violencia”, explica Joya.

De lograr llevar este proyecto a la realidad, la integración y articulación promovida por el Currículo Nacional Básico empezaría a tomar forma con una de las dependencias de la máxima casa de estudios como impulsora.

El segundo proyecto “es de investigación y cuenta con un equipo de siete investigadores para conocer la historia del entorno, conocer sus raíces y reivindicar esa historia para la comunidad hondureña”.

Esa reivindicación es necesaria. Quizá mañana o el próximo año salga uno o varios Juan Ramón Molina de Comayagüela y, ojalá, que el entorno sea el propicio para su desarrollo. Ojalá que las instituciones haya seguido trabajando en pro de la cultura.

Algunos datos sobre el CAC

El edificio en el que ahora funciona el CAC estuvo 12 años abandonado antes que se invirtieran cerca de 40 millones de lempiras para su restauración. Su inauguración fue el 15 de octubre del 2012.

El 19 de mayo de este año, el CAC recibió cerca de 2500 visitantes, la mayoría estudiantes de las escuelas cercanas, en su celebración por el Día Internacional de los Museos.

En el período de junio-diciembre de 2014 el CAC-UNAH brinda 32 talleres de formación artística.

350 personas, entre niños, jóvenes y adultos, se matricularon en los diferentes talleres que ofrece el CAC-UNAH.

Durante 2013 el CAC tuvo 13 exposiciones temporales, una de ellas salió a algunos centros regionales de la UNAH.

En lo que va del 2014, se han presentado 11 exhibiciones temporales. Las de Sotero Lazo, Edmundo Lobo, Guajiquiro y Juan Pablo Martel han visitado diferentes centros regionales.

Desde que se empezaron a contabilizar las visitas al CAC, se sabe que hay una media semanal entre los 1000 y 1500 visitantes, incluidos los estudiantes de los talleres.

Las salas de exposición permanente son:

Hitos Históricos de la UNAH

Sala de Facultades

Sala de Artes Plásticas

Sala de Comayagüela

Sala Arturo López Rodezno

Sala de Colección Prehispánica

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.