Buscan mecanismos para evitar “emergencia nacional” por incendios forestales

0 66

Tegucigalpa, Honduras.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera y el Comandante General del Cuerpo de Bomberos, Jaime Omar Silva, se reunieron hoy para abordar el tema de los incendios que están ocurriendo en todo el país y buscar los mecanismos que permitan evitar una “emergencia nacional”.

A través de un comunicado, emitido este miércoles, el ombudsman hondureño advirtió que el país estaría a las puertas de una “emergencia nacional” producto de los incendios forestales que están causando daños a la salud de las personas e incalculables pérdidas en la economía nacional.

Consultado al respecto, Herrera Cáceres, manifestó que si las cosas continúan como hasta ahora esa emergencia será posible en un corto plazo.

En su criterio es necesario tomar las medidas que antes no se habían tomado y que hoy urgen para evitar que cada año estemos bajo la misma problemática.

Al menos 448,000 hectáreas de bosques han sido afectadas por los cerca de 8,500 incendios forestales registrados desde el 2007 a la fecha, señaló.

“Estamos perdiendo nuestros recursos naturales, estamos poniendo en peligro la vida de nuestros habitantes y estamos afectando la salud de toda la población”, expresó.

Según Herrera Cáceres, lo importante es prevenir y para eso acabamos de reunirnos con el comandante del Cuerpo de Bomberos para buscarle una solución a este problema cíclico de los incendios forestales.

Ellos también se han reunido con las Fuerzas Armadas, COPECO y otras instituciones y lo importante es unirnos todos e involucrar a las comunidades y los alcaldes para evitar que cíclicamente sigamos con este tipo de problemas como son los incendios forestales que ponen en riesgo la salud y la vida de las personas.

El defensor de los derechos humanos reiteró que si las cosas continúan como se ha tolerado hasta el momento, Honduras estaría a las puertas de una “emergencia nacional”.

En todo caso, señaló Herrera Cáceres, el problema para nosotros son los riesgos que han enfrentado las personas que han sido efectadas en esas áreas.

Prosiguió que ha habido daños a la salud principalmente de enfermedades respiratorias, de allí que los hospitales atienden cualquier cantidad de personas con este tipo de afecciones que perjudican tanto a la niñez como a los adultos mayores y la misma juventud.

Otro aspecto que está siendo afectado por los incendios forestales es el derecho al agua ya que según él, es un derecho humano y también se está perdiendo la capacidad de producción hídrica en el país.

A lo anterior se suman los daños económicos por la perdida de la riqueza de los recursos naturales que están siendo devastados.

Herrera Cáceres también advirtió que cuando se termine este periodo de incendios vienen las lluvias y estas encuentran un terreno fácil para las inundaciones y los derrumbes que ocurren en el país.

“Todo está encadenado y no es posible que las comunidades humanas sigamos con está situación de indiferencia”, apuntó.

Tenemos que acercarnos y cuidar más nuestros recursos naturales porque de ello depende la vida nuestra y la vida de toda la población hondureña, expresó.

Según el defensor del pueblo hondureño lo más importante es que las comunidades locales, los municipios, se involucren en cuidar sus propios recursos naturales, sus fuentes hídricas y la salud y vida de la población.

Por su parte, el comandante general del Cuerpo de Bomberos, Jaime Omar Silva, dijo que la reunión con Herrera Cáceres fue para analizar posibles soluciones a la problemática de los incendios forestales que afecta no solo la salud del pueblo sino que las cuencas hidrográficas.

Explicó que hasta el momento llevan alrededor de 24,000 hectáreas quemadas en todo el territorio nacional y que el 35% tienen como escenario los alrededores de la capital.

Declaró que los últimos incendios registrados en El Hatillo, El Carpintero, la carretera a Valle de Ángeles y en Ojojona, han causado la bruma que hay en Tegucigalpa lo que ocasionó que temporalmente fuera inhabilitado el Aeropuerto Internacional del Toncontín.

Señaló que los incendios forestales destruyen la flora y la fauna, las fuentes de agua se secan y causan daños colaterales en meses como octubre y noviembre cuando arrecia el periodo de invierno y hay inundaciones y deslizamientos de tierra que ponen en riesgo la vida de las personas.

Destacó que las 298 municipalidades deben jugar un papel importante en cuanto al control que debe haber de los incendios que se produzcan en sus respectivas comunidades

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.