Brownfield visita a Honduras con reserva en el derribo de aviones

0 110

Tegucigalpa, Honduras

Luego de hacer escala en Guatemala, este martes arriba a Honduras el secretario adjunto de Estado de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) William Brownfield, quien llega según expertos- con una línea dura de combate al narcotráfico, pero con reservas en el derribo de avionetas.

Brownfield llega al país luego de una visita de dos días en Guatemala, acompañado del comandante del Comando Sur de Estados Unidos, general John F. Kelly.

Desde que asumió el poder de la nación el pasado 27 de enero, el mandatario Juan Hernández Alvarado, ha reclamado al gobierno de Estados Unidos más apoyo en el combate a la lucha contra el narcotráfico.

Durante la ceremonia de asunción presidencial enfatizó que la mayor parte de la droga se produce en el sur del continente y se consume en el norte. “Sin un sur productor y un norte fuertemente consumidor, el volumen de droga que pasa por Honduras sería apenas una pequeña parte de lo que está pasando hoy, sin embargo hay un asunto de doble moral…”.

No es posible que para los EEUU el tema sólo sea un asunto de salud mientras que para nosotros es de vida o muerte, expresó el gobernante en un claro reclamo a Washington.

Mientras, este lunes el presidente hondureño expresó que unos de los mayores pilares de su administración será el combate a la inseguridad, tarea que ha asumido con responsabilidad en la toma de decisiones desde el seno del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, como las operaciones que se ejecutan en las distintas regiones del país, a través de la Fuerza de Tareas Interagencial con la participación de la Policía Nacional, la Policía Militar del Orden Público (PMOP), las Fuerzas Armadas con sus distintas unidades, el Ministerio Público (MP) y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), con el fin de devolver la paz y la tranquilidad a la familia hondureña.

“Ya basta de que pongamos los muertos en las actividades como el tráfico de drogas y armas, no escatimaré esfuerzos para que podamos vivir en paz. Ya hemos instruido en poner orden en los centros penales y vamos por más, y severas decisiones que ejecutaremos en los próximos días”, adelantó.

Nuevo proceso de combate al narco

A criterio de Germán Leitzelar, la visita de William Brownfield a Honduras, significa “la importancia que tiene iniciar un proceso totalmente planificado y en etapas para el combate al narcotráfico y al crimen organizado”.

Remarcó que “no sólo el narcotráfico está tomando importancia en la región, sino también la trata de personas, tráfico de armas y lavado de dinero”.

En ese sentido, dijo que de todo un proceso que se ha venido desarrollando en una primera etapa, “va a generar un desarrollo de otras etapas para combatir esta anormalidad que hay en la región y que se vincula con Honduras”.

Además, señaló que esta visita muestra “el reclamo por un apoyo más fuerte en el combate a este tipo de delitos por parte del presidente Juan Orlando Hernández”.

“Es parte de la organización y de conducta no sólo del presidente de Honduras, sino que inició con las declaraciones del presidente de Guatemala (Otto Pérez Molina) y de otros mandatarios del área”, citó el ex diputado.

Según el analista, “los países de la región, se están viendo obligados, principalmente Honduras, a tomar todo tipo de medidas para evitar seguir con el riesgo de país afectado, poniendo el costo más alto como los muertos, debido al narcotráfico”.

En consecuencia mencionó que “hay que esperar a ver que surge de las pláticas y que convenios o acuerdos se suscriben”.

Potenciar la extradición y analizar derribo de aviones

Por su parte, el analista Raúl Pineda, manifestó que “esta es una visita regional en función de un nuevo planteamiento en materia de seguridad y orientado básicamente a esta nueva ley en Honduras, que permite el derribo de aeronaves no identificadas donde el gobierno de los Estados Unidos ha manifestado una inconformidad sobre esta decisión”.

También acotó que “es el replanteamiento de la estrategia de seguridad en materia de combate al tráfico de drogas”.

Según Pineda, Brownfield representa “la línea dura de los Estados Unidos en cuanto al control de drogas y el replanteamiento de una nueva estrategia de seguridad que implica básicamente la incorporación de los militares en la estrategia de seguridad y un reforzamiento de la ayuda norteamericana en cuanto a la implementación de esta estrategia”.

Razonablemente, refirió que “la visita de Brownfield tiene dos propósitos fundamentales: potenciar la extradición de hondureños involucrados en delitos transnacionales y el otro tema es el de las naves que se pretenden derribar por presuntos vínculos con el trasiego de drogas”.

Congreso pedirá ayuda para reparar
helicópteros y aviones F-5

El jefe de la bancada del Partido Nacional en el Congreso Nacional, Óscar Álvarez, anunció que ese poder del Estado pedirá al secretario de Estado, William Brownfield, que Estados Unidos, brinde apoyo a Honduras para reparar helicópteros, aviones y la dotación de equipo para combatir el narcotráfico.

El alto funcionario estadounidense, sostendrá reuniones en el país con el presidente Juan Hernández Alvarado y funcionarios de su administración así como con representantes de organizaciones no gubernamentales.

Según un boletín de prensa de la embajada estadounidense en Tegucigalpa, Brownfield reiterará la alianza de Estados Unidos con Honduras para contrarrestar las amenazas a la región por parte del crimen organizado y del tráfico ilícito, mientras se enfatiza la continua necesidad de salvaguardias a la seguridad ciudadana y el respeto a los derechos humanos.

En ese sentido, Álvarez refirió que el presidente Hernández ha señalado que mientras en Estados Unidos, el flagelo del narcotráfico es visto como un problema de salud en Honduras “es de vida o muerte” y no va a permitir doblegarse ante esa guerra contra el narcotráfico pues eso significaría perder el país.

Relacionó que al observar la voluntad política del presidente Hernández y del Congreso Nacional para aprobar leyes contundentes en contra el narcotráfico, Brownfield “viene a ver que Juan Orlando Hernández hará lo que tenga que hacer para derrotar el narcotráfico”.

“Yo creo que esta es la oportunidad de Estados Unidos de darnos apoyo, necesitamos refaccionar y potenciar nuestros helicópteros, necesitamos reparar nuestros aviones Tucano y también nuevo equipo para poder combatir el narcotráfico”, indicó Álvarez.

Reiteró que este es el momento en el que Estados Unidos puede decir presente, aunque es claro que ese país ha ayudado en el pasado en aspectos de entrenamiento y prevención, pero llegó la hora de decirle no al narcotráfico, derrotarlo en el país y evitar que siga pasando más droga hacia ese país afectando el cuerpo y la mente de hondureños y estadounidenses.

Brownfield visitó Centroamérica por última vez en junio de 2013, cuando acompañó al Secretario de Estado estadounidense John Kerry con motivo de las reuniones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA en Antigua, Guatemala.

Amplio conocimiento de situación en la región

El Embajador William R. Brownfield fue juramentado como Secretario Adjunto de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley el 10 de Enero de 2011. Antes de su nombramiento, se desempeñó como Embajador de Estados Unidos de América en Colombia desde agosto de 2007 hasta agosto de 2010.

Antes de su servicio en Colombia, El Embajador Brownfield fungió como Embajador de Estados Unidos en la República Bolivariana de Venezuela y en la República de Chile.

Su primer trabajo después de unirse al Servicio Exterior en 1979 fue en Maracaibo, Venezuela. Otros puestos en el extranjero que ha desempeñado el Embajador Brownfield, incluyen ser Consejero para Asuntos Humanitarios en Ginebra y asignaciones en Argentina y El Salvador. Fue temporalmente asignado como Asesor Político del Comandante en Jefe del Comando Sur de los Estados Unidos en Panamá de 1989 a 1990.

Los cargos desempeñados por el Embajador Brownfield en Washington, incluyen ser Asistente Secretario Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental (WHA), Asistente Secretario Adjunto de la Oficina Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL), Asistente Ejecutivo en la Oficina de Asuntos Interamericanos, Miembro del Personal de la Secretaria de Planificación Política y Asistente Especial del Sub Secretario de Asuntos Políticos.

El funcionario estadounidense se graduó en la Universidad de Cornell (1974) y el Colegio de Defensa Nacional (1993), también asistió a la Escuela de Derecho de la Universidad de Texas (1976-1978). Habla español y francés. Nació en el Estado de Texas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.