BG Group escoge Roatán como base temporal para primeros estudios de exploración de hidrocarburos

0 130

La multinacional británica BG Group International Limited comienzo este lunes formalmente la primera etapa de la exploración de hidrocarburos en 35,246 kilómetros cuadrados a lo largo de la costa de La Mosquitia en el Atlántico de Honduras.

Con la expectativa puesta en el descubrimiento de importantes yacimientos explotables de petróleo y gas natural en el mar Caribe.

Durante la semana se efectuarán los primeros vuelos de exploración de la aeronave equipada con el sofisticado equipo científico que en los siguientes tres meses se encargará de hacer los estudios de gravimetría en la franja marítima hondureña para determinar la posible existencia de hidrocarburos con miras a su explotación comercial.

La aeronave de bandera estadounidense llegó recientemente al aeropuerto Juan Manuel Gálvez y ya comenzó a realizar los viajes de reconocimiento para delinear la ruta a seguir en los próximos 90 días que durará esta actividad.

Por ahora los expertos se han dedicado a calibrar el equipo y ultimar otros detalles. Esta labor está a cargo de una empresa de Estados Unidos especializada en estudios de gravimetría contratada por BG.

La compañía británica escogió Roatán como base temporal para hacer los primeros estudios por las facilidades aeroportuarias y su cercanía estratégica a la cuenca de La Mosquitia y las áreas marítimas bajo soberanía hondureña.

Esta es la primera fase del proceso que se extenderá por los próximos cuatro años y que consiste en los estudios de gravimetría y de geofísica que determinarán con precisión las zonas comprendidas en los 35,000 km2 en donde podrían existir yacimientos petrolíferos y gasíferos para efectos de producción y explotación comercial.

Según el Gobierno, esta etapa no implica ningún impacto de tipo ambiental, ya que contempla los vuelos de la aeronave para captar las imágenes en tercera dimensión y posteriormente la presencia de un barco que estará moviéndose en la zona para hacer un mapeo de sonar del fondo marino.

La gravimetría es un método muy utilizado en la búsqueda de depósitos minerales e hidrocarburos que aprovecha las diferencias de gravedad de la tierra en distintos sectores para detectar la existencia de formaciones o estructuras geológicas en el fondo marino.

Los estudios que comenzaron a efectuarse en las costas de Honduras consisten en una serie de vuelos en zigzag de los espacios oceánicos concedidos para exploración y continuará con los trazados de líneas sísmicas.

Una vez elaborados los estudios y en función de los resultados que estos arrojen, BG Group pasará a la siguiente etapa que consiste en el envío de una embarcación con personal y equipo especializado para hacer los estudios de sonar de la capa submarina.

Alcances del contrato

El Estado de Honduras concedió en mayo de 2013 a BG Group el contrato de exploración de hidrocarburos por cuatro años prorrogables en las costas de La Mosquitia y la región atlántica y en enero de 2014 se entregaron los permisos de impacto ambiental.

El acuerdo concede un permiso de operación a BG en más de 35,246 kilómetros cuadrados de la zona del mar Caribe, que incluye todos los espacios delimitados por la Corte Internacional de Justicia el 8 de octubre de 2007 con la vecina Nicaragua.

En esta fase de exploración se contempla una inversión de 22 millones de dólares, que correrán por cuenta y riesgo de la compañía ya sea que encuentre o no vetas de hidrocarburos en la zona, de modo que el Estado no invertirá en este proceso.

De descubrirse yacimientos de petróleo o gas natural en cantidades explotables, se contempla el otorgamiento de un permiso de explotación por 20 años prorrogable por otros cinco en el que el Estado de Honduras recibiría inicialmente el 15% del petróleo y gas producidos; la empresa recibirá el restante 85% para recuperar su inversión.

El contrato contempla que una vez que BG Group recobre su inversión, el Estado comenzará a recibir gradualmente el 50% de lo extraído hasta alcanzar una cuota del 58% de los hidrocarburos explotados.

De conformidad con el artículo 57, para satisfacer la demanda o consumo interno, el Estado de Honduras podrá comprar al contratista hasta el 50% de los hidrocarburos que le correspondan y el contratista estará obligado a vendérselos.

Asimismo, se establece que Honduras no pierde su ejercicio soberano sobre las áreas afectadas, de modo que los yacimientos de petróleo, gas natural y demás hidrocarburos continúan bajo el dominio directo inalienable e imprescriptible del Estado; en consecuencia, el contratista no adquirirá derecho alguno sobre las vetas que se descubran ni de los hidrocarburos que se extraigan.

La empresa asumirá todos los riesgos, costos y responsabilidades e inversiones de las operaciones petroleras; no obstante, el Estado retribuirá al contratista con parte de la producción (Production Sharing Agreement), efectuándose el reparto del mismo entre ambos actores en los términos antes explicados.

Andrew Hepburn expresó su confianza de esta nueva etapa en la exploración petrolera en Honduras; sin embargo, aclaró que todo el proceso, desde la búsqueda hasta el descubrimiento y la posible explotación de hidrocarburos, puede llevar un plazo de 10 años.

“El proyecto de exploración es un programa de cuatro años y durante ese período haremos varios tipos de estudios, lo único que no vamos a hacer es una perforación, puesto que no está contemplado”, indicó.

Explicó que los trabajos preliminares consisten en un programa de vuelos por las zonas marítimas para medir la gravedad de la tierra y poder detectar las formaciones geológicas del subsuelo oceánico y al final del año se movilizará un barco científico para hacer el muestreo del fondo marítimo y determinar si hay indicios de gas o petróleo.

La tercera etapa contempla la exploración geofísica, que consiste en la medición sísmica de dos o tres dimensiones, las cuales se harán al final de 2014 y en el curso de 2015 y 2016.
“Durante dos o tres meses pasará un barco científico emitiendo sonidos y el sonido del fondo del mar se capturará a través de instrumentos para mapear mucho mejor el fondo marino.

En eso consistiría la exploración de estos cuatro años, pero no está contemplada una perforación”, remarcó.

Solo en el caso que haya la suficiente certeza de la existencia de indicios de gas natural y petróleo crudo se procederá a realizar la perforación de un pozo, puesto que ese trabajo requiere una inversión mínima de 50 millones de dólares.

Hepburn recordó que en Honduras no se hace una perforación desde hace más de 30 años y los últimos estudios sísmicos se hicieron en 2009 por la compañía PGS, por lo que se necesita mayor información para determinar la posible existencia de vetas de petróleo en el subsuelo marino.

“La único que podemos decir ahora es que la poca información que tenemos nos da interés de hacer más investigaciones, realmente no sabemos si hay o no hay (petróleo) y no tenemos una opinión sobre eso, lo que tenemos es que los estudios sísmicos de 2009 nos dieron suficiente confianza de que hay posibilidades en el futuro”, dijo.

El ejecutivo se mostró cauto en asegurar la existencia de hidrocarburos en el mar Caribe, pero indicó que “tenemos algo que no se había investigado antes, creemos que se debe investigar un poco más”.

Sobre las áreas exploradas, explicó que se hará de una forma muy estructurada comenzado en un punto determinado de los 35,000 kilómetros cuadrados y de ahí siguiendo una ruta en forma de zigzag por un período de tres meses.

Durante los próximos tres meses la base de operaciones para los estudios de gravimetría estará en Roatán; pero cuando inicien los demás estudios se escogerá un puerto marítimo para el anclaje del barco científico.

Aclaró que la etapa de perforación se llevará a cabo hasta el quinto y sexto año, pero dependerá de los resultados que den los estudios preliminares.

“El pozo nos va a decir si hay o no hay petróleo, pero después se tendría que definir si esa reserva de petróleo es comercial o no comercial, es decir, que se harían otras perforaciones para dimensionar si esa reserva está interconectada con otras en el subsuelo”, apuntó.

Dijo que la última etapa es la de desarrollo y producción que implica la colocación de una plataforma petrolera o un barco especial para extraer el petróleo o el gas natural; pero para llegar a este punto se requiere un tiempo mínimo de 10 años.

Hepburn dijo que BG Group es una empresa especializada en la búsqueda de hidrocarburos en zonas inexploradas y actualmente realiza trabajos de exploración en Uruguay, Colombia, Honduras, Tanzania y Kenia en África.

“Hay que hacer bastante exploración en varios lugares para tener éxito, entonces Honduras es una parte importante que no ha sido explorada y en el cual tenemos sumo interés”, concluyó.

El contrato faculta a la empresa BG International Limited para repatriar a su país los fondos y todo ingreso derivado de la venta de hidrocarburos.

En caso que el contratista haga un descubrimiento de hidrocarburos deberá comunicarlo a Serna dentro de los 30 días de haberse producido.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.