Batalla por herencia de Joaquín «El Chapo» Guzmán en México

0 170

México

Lo más grave no fue el robo, ocurrido el pasado 11 de junio en la comunidad de La Tuna, Badiraguato, sino el significado de la agresión:

Nunca, desde el nacimiento del cartel de Sinaloa en los años 90, el hogar materno de quien fuera uno de sus jefes máximos había sufrido un atentado.

El ataque fue la primera evidencia de la guerra por el imperio que construyó Joaquín Guzmán, y que comprende una de las zonas de mayor producción de heroína del mundo, el llamado Triángulo Dorado.

Es una batalla de varios años y donde participan antiguos adversarios del capo.

Pero también existen ex aliados y familiares, le dice a BBC Mundo José Reveles, autor del libro «‘El Chapo’, entrega y traición».

«Me parece incluso que es tardío porque pudo haber ocurrido cuando capturaron a ‘El Chapo’ por primera vez», refiriéndose a febrero de 2014.

«No ocurrió por el control de Ismael Zambada García, «El Mayo», que esa vez entregó lo que tenía que repartir».
Disputa familiar

Pero ahora, tras la segunda recaptura de Guzmán Loera en enero de 2016, el escenario es más complicado.

Varios personajes se creen con derecho a heredar el territorio y bienes del capo.

Entre ellos se encuentran tres de sus hijos: Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Salazar, así como Ovidio Guzmán López.

También participa Aureliano Guzmán Loera, «El Guano», hermano de «El Chapo» y a quien según medios locales buscaban los agresores de la casa de su madre.

Según estas versiones, el ataque fue organizado por Alfredo Beltrán Guzmán, «El Mochomito», sobrino del capo y quien desde hace varios años declaró la guerra al cartel de Sinaloa.

Este personaje, de alrededor de 28 años de edad, es uno de los protagonistas centrales de la violenta batalla por el cartel.

Es hijo de Alfredo Beltrán Leyva, «El Mochomo», detenido en 2007 y actualmente preso en Estados Unidos.

La familia, que encabeza el cartel de los hermanos Beltrán Leyva, culpa a Guzmán Loera de entregarlo a las autoridades.

Ahora que el capo está en prisión y en proceso de ser extraditado, el grupo pretende quedarse con el negocio.

La ayuda de Caro Quintero

Pero no son todos, aclara el escritor Reveles. En esta batalla también se encuentra Dámaso López y su hijo del mismo nombre, a quien se le conoce como «El Mini Lic».

Ambos encabezan una de las facciones más violentas del cartel, el grupo de sicarios conocido como «Los Viagra».

También creen tener derecho a quedarse con el imperio de «El Chapo», aunque no está claro si han participado en algún conflicto.

Hasta ahora los enfrentamientos son entre «El Guano» y «El Mochomito», según informes de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.