Ayuda en Acción entrega semillas e insumos agrícolas a más de 3,000 familias productoras

0 138

Según la CEPAL-FAO la pobreza extrema en Latinoamérica podría llegar a 83,4 millones de personas en este año, lo que implicaría un alza significativa en los niveles de hambre, debido a la dificultad que enfrentarán para acceder a alimentos.

En Honduras, la pandemia del coronavirus a significado un riesgo sanitario, agudizado por una crisis económica que se convierte en una crisis alimentaria especialmente en las regiones más postergadas del país.

Las familias productoras de granos básicos han acumulado una disminución de ingresos y pérdidas por 30 millones de Lempiras diarios en 35 municipios de los departamentos de Colón, Gracias a Dios, Lempira, Yoro, La Paz, Valle y Choluteca, según datos del último informe “Regiones Postergadas” que Ayuda en Acción y sus socios locales CASM, Funach, OCDIH y TechnoServe realizaron en las zonas donde tienen influencia.

Al inicio de la crisis había abastecimiento de alimentos por una acumulación de cosechas existentes, sin embargo, ahora el acceso de los pequeños productores/as al mercado nacional e internacional se ve afectado sumado a un riesgo en la variabilidad climática, por las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal que causaron inundaciones en el sur del país.

Por ello Ayuda en Acción ha implementado estrategias de recuperación temprana que tienen como propósito fortalecer la seguridad alimentaria de más de 3,000 familias productoras entregando herramientas e insumos agrícolas orgánicos, más de 800 quintales de arroz y frijoles. Se espera cultivar 1,812 manzanas con una producción proyectada de más de 74 mil quintales que beneficiarán con alimentos por 6 meses a más de 17,000 familias.

Además, se espera producir 100 huertos familiares en los municipios de Iriona en Colón y Juan Francisco Bulnes en Gracias a Dios, para que la recuperación se aún más rápida, beneficiando a 200 familias.
La cobertura es en los municipios de Iriona, Balfate y Santa Fe en Colón; Juan Francisco Bulnes, Brus Laguna, Wampusirpi y Ahuás en Gracias a Dios; Santa Cruz, San Francisco y Erandique en Lempira; Victoria, Yorito y Sulaco en Yoro.

La estrategia va acompañada de capacitaciones a productores y productoras, monitoreo y asistencia técnica conexión a mercados alternativos, fortalecer reservas de granos básicos y bancos de semilla, capitalizar organizaciones de productores/as para que a largo plazo no sea solo un medio de vida sino uno que genere más ingresos y empleos a las comunidades.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.