Artistas protestan ante el impuesto a los eventos culturales

0 55

Tegucigalpa, Honduras.

La incredulidad primero y luego la indignación se encendió entre las y los artistas nacionales y sus seguidores cuando en las redes empezó a circular la fotografía que mostraba las tarifas que la Administración Municipal del Distrito Central (AMDC) cobrará para otorgar permisos de operación de sus eventos culturales y conciertos.

Las disposiciones forman parte de los cambios hechos a varios artículos del Plan de Arbitrios año 2013 y son aplicables a partir de su publicación en el diario La Gaceta del 4 de agosto de 2014.

Todas las licencias para hacer espectáculos y eventos culturales o deportivos, así como espectáculos de todo tipo tendrán un costo de cinco mil lempiras, mientras que los conciertos de cantantes y agrupaciones nacionales deberán pagar una tarifa ajustada al precio de su boletería y que va desde los 10 mil hasta los 20 mil lempiras.

Las reacciones

A Ángela Bendeck, cantante hondureña, en el 2012 le cobraron una tarifa del 10% de los ingresos en taquilla luego de un concierto realizado en un restaurante de la capital. Esa cantidad correspondía al Plan de Arbitrios anterior, por lo que las nuevas disposiciones, con una tarifa plana según el costo de los boletos individuales, significó un cambio drástico e inaceptable para ella.

“Creo que debería haber alguna forma de quitar ese impuesto y establecer techos, por lo menos, que se refieran a la cantidad de personas que asisten a los conciertos, pero no afectar al artista que quiere hacer un concierto pequeño”, explicó.

En este sentido, Shirley Dayana Paz, violonchelista hondureña, cree que la primera observación que se debe hacer a las autoridades de la comuna capitalina es recordarles el rol que juegan todos los actores de la vida cultural del Distrito Central.

“Nos han tratado como si los artistas nacionales somos un negocio dentro de Honduras o la ciudad, pero nadie nos ha mercadeado de esa manera ni logramos un lleno como para que los impuestos suban a 10 mil lempiras”, amplió Paz.

La contrapropuesta de las y los artistas

La tarifa para los conciertos cuyo costo de boleto llegue hasta los 1,199 lempiras es de 10 mil lempiras. Es decir, que si al concierto de un artista o agrupación nacional cuya entrada cueste 100 lempiras y lleguen 100 personas, el ingreso total deberá ser para la alcaldía. En este caso hipotético, los costos asociados al sonido, montaje de escenario, ensayos previos, pago a los músicos, debería ser asumido por los organizadores.

“Como las y los artistas no tenemos un decreto que nos ampare, que nos ayude y que diga «ustedes son artistas nacionales, ustedes son el color del país y los que mueven sus entrañas, son el oxígeno»… pero no tenemos una ley así”, explicó Shirley, quien aboga porque la tarifa desaparezca. Entre las agrupaciones que han expresado su descontento por medio de las redes sociales se encuentran Pez Luna, Sueño Digviana, Delirium y Mujeres en las Artes «Leticia de Oyuela».

Mientras tanto, las y los artistas de la ciudad capital se organizan para presentar su propuesta a las autoridades municipales, que harán llegar la siguiente semana y que esperan sea antes de la siguiente reunión de Corporación Municipal. Desde la Gerencia de Turismo de la AMDC se ha expresado la anuencia para escuchar la contrapropuesta, así como la disposición de las autoridades para rectificar el Plan de Arbitrios en favor de la cultura en el Distrito Central.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.