Alrededor de 2,600 hondureños ha capacitado JICA a través del Programa de Becas

0 243

Tegucigalpa, Honduras.

El Programa de Capacitación y Diálogo conocido comúnmente como “Programa de Becas”, constituye uno de los pilares principales para la Cooperación Japonesa dentro del rubro “Desarrollo de Recursos Humanos”. Así que la aceptación de becarios se considera como una de las actividades fundamentales de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

A través del Programa de Becas alrededor de 2,600 hondureños se han capacitado desde la década de los 60´s en distintas especialidades de la mano de expertos.

Uno de los profesionales hondureños capacitados por medio del Programa de Becas es Wilsón Alberto López, quien reside en Santa Rosa de Copán y desde el 24 de abril del 2001 labora para la Mancomunidad de Municipios del Consejo Intermunicipal Higuito, localidad que se encuentra ubicada en el Occidente de Honduras.

Actualmente, el ex becario López es la persona responsable de la Unidad de Fortalecimiento Institucional que abarca varias secciones de trabajo, pero que directamente maneja la Gestión de Proyectos y Planificación Institucional y Territorial de esa Unidad.

López relata que su principal inspiración en la vida es su familia, creció en el área rural y cuando era un niño le gustaba mucho la ganadería; sin embargo, estudió Ingeniería Agroindustrial en el Centro Universitario Regional de Occidente.

Para el profesional de la Agroindustria participar como becario de JICA fue un reto muy importante en su carrera profesional y personal debido a que cuando recibió la noticia de que iba a viajar a Japón a capacitarse, comentó que “Es una oportunidad que vale la pena aprovechar, leí sobre el contenido del curso que iba a recibir y mis expectativas se centraron en la historia y aprender acerca del Mejoramiento de Vida en Japón y como aplicarlo en nuestro quehacer diario”, recordó.

Lopéz participó en el curso “Desarrollo Rural Participativo” en el 2007 en Japón, en donde permaneció 45 días en entrenamiento teórico y práctico en diferentes ciudades del país asiático. Además de Honduras también participaron profesionales de los demás países de Centroamérica, México y República Dominicana.

“Lo que más me llamó la atención cuando estuve en Japón fue que es un país muy avanzado, el desarrollo es tecnológico e integral, en donde se observa la capacidad de los seres humanos y me impresionó mucho la costumbre y tradición japonesa”.

La sede en donde se llevó a cabo el curso fue en la ciudad de Tsukuba, una ciudad conocida como la Ciudad de las Ciencias de Tsukuba. El exbecario también realizó giras prácticas de trabajo en las ciudades de Tokio, Kioto y Kanram.

“La Red de Desarrollo Rural Participativo (REDCAM), Capítulo en Honduras surgió a raíz del curso que recibimos en Japón, existe un capítulo para cada país que participó en el curso”, explicó el ex becario.

Además, a través de la REDCAM se promueve lo aprendido en Japón acerca de lo qué es el Mejoramiento de Vida, en donde participan ex becarios que han asistido al curso. “Trabajamos con instituciones del gobierno que están interesadas en aprender acerca del enfoque de Mejoramiento de Vida, así que los ex becarios impartimos el taller a los funcionarios interesados en el tema”, señaló.

El Mejoramiento de vida, se basa en realizar cambios para mejorar la vida cotidiana, de manera consciente, por decisión propia, haciendo uso de los recursos existentes. Este movimiento se implementó en Japón después de la II Guerra Mundial y constituye un ejemplo de las experiencias en el área rural que contribuyó con su desarrollo.

“En lo personal estoy muy agradecido con JICA y el pueblo japonés por la oportunidad que se me brindó de participar en el curso sobre Mejoramiento de Vida en desarrollo rural y tengo un compromiso personal en devolver de alguna forma lo que recibí en Japón, así que pienso seguir difundiendo lo aprendido”, enfatizó el ex becario.

Cabe destacar que para JICA el propósito del Programa de Capacitación y Diálogo es ayudar a los países en vías de desarrollo en su esfuerzo por lograr los objetivos de mejora integral, apoyar el desarrollo de recursos humanos en las áreas prioritarias establecidas según la Política Nacional de Desarrollo de cada país; en el caso particular de Honduras JICA ha enfocado actualmente su actividad en cuatro áreas prioritarias: Desarrollo Rural, Cambio Climático, Salud y Educación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.