Alrededor de 1 millón de hondureños no tienen acceso al agua potable

0 68

Tegucigalpa, Honduras.

Alrededor de 1 millón de hondureños no tienen acceso al agua potable y más de 1 millón y medio carecen de servicio de saneamiento básico, reveló hoy el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH).

Roberto Herrera Cáceres, titular del ente estatal de derechos humanos, declaró que la situación es tan grave tanto en las localidades rurales que están más alejadas de los centros urbanos y que solo cuentan con al menos 250 habitantes como en las comunidades circundantes aún de los mismos centro urbanos.

De igual manera, señaló que existen problemas con la preservación de las fuentes de agua que están estrechamente relacionadas con el estado de conservación de los ecosistemas forestales y la biodiversidad.

El ombudsman hondureño considera que es preciso superar las malas prácticas en el uso del agua, prevenir las talas ilegales y los incendios forestales.

Investigaciones realizadas por el CONADEH determinaron que la degradación ambiental provocada por los incendios forestales, que cíclicamente se producen en el territorio Nacional, siguen afectado a los sectores más desposeídos, degradando considerablemente los recursos naturales y poniendo en riesgo la disponibilidad de servicios ambientales que proveen los bosques como el agua.

Un estudio realizado en el 2006 por AFE-COHDEFOR sobre la valorización económica del daño ambiental ocasionado por los incendios forestales, establecieron un valor de daño por el orden de 834.64 dólares por hectárea.

De lo anterior se deduce que al cuantificar los daños económicos ocasionados en el 2014 por los incendios forestales que afectaron 36,448.30 Has, se estima un monto de al menos 30.5 millones de dólares, un equivale cercano a los 600 millones de lempiras.

El ombudsman hondureño aseguró que como resultado de los incendios y la sobre explotación, se han degradado las cuencas hidrográficas lo que ha producido un desabastecimiento de agua, sin precedentes en el país.

Herrera Cáceres es del criterio que se deben tomar medidas para reducir progresivamente la recurrente carestía anual de agua principalmente durante el período de verano donde gran parte de la población se ve privada del abastecimiento de ese líquido.

Desde que asumió la titularidad del CONADEH, en marzo pasado, el titular del CONADEH anunció que el agua y el saneamiento básico serían parte de los temas que atendería durante su gestión ya que es parte de las líneas estratégicas que orientarán el Plan de Acción “Vanguardia de la Dignidad Humana” que pondrá en ejecución a más tardar la última semana del mes de junio.

Lamentó que en Honduras haya problemas con la inseguridad sanitaria de la población y la incidencia sobre ella de enfermedades de origen hídrico que ha hecho presa de grandes segmentos de la población y ha impactado severamente en la mortalidad infantil.

Agregó que todo ellos es porque aún se carece de la cobertura adecuada que es insuficiente y discriminatoria y que aún donde hay abastecimiento la calidad es deficiente y el suministro no es continuo.

Cuestionó que quienes han resultado más afectados son los sectores más pobres, los sectores más desfavorecidos.

El titular del CONADEH se preguntó si el servicio del agua y de saneamiento básico es una cuestión que queda a la libre voluntad de los diferentes gobiernos o si es una obligación ineludible para con los habitantes.

Su respuesta fue contundente “el Estado está imperativamente obligado a suministrar servicios de agua potable y saneamiento básico a toda la población”.

Explicó que en Honduras está reiteradamente reconocida en la Constitución, en las leyes, que el acceso y disponibilidad del agua y saneamiento básico constituyen un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.

“Para nosotros los hondureños este es un asunto de seguridad democrática nacional”, puntualizó.

El derecho humano al agua fue reconocido mundialmente desde 1976 con la puesta en vigor del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Agregó que desde entonces el tema ha sido abordado desde 1977 en varias conferencias internacionales, en informes de relatores y del mismo Consejo de las Naciones Unidas.

El ombudsman hondureño destacó entre ese conjunto de instrumentos la resolución emitida por las Naciones Unidas en el 2010, donde se hace el reconocimiento formal del derecho al agua y el saneamiento básico.

En Honduras, el derecho al agua fue reconocido en la legislación interna en la Ley para el Establecimiento de una Visión de País y la Adopción de un Plan de Nación para Honduras.

En el mismo se establece que “para garantizar la seguridad económica y social de la nación se declara el agua como un derecho humano y un recurso estratégico de prioridad nacional”

Del 22 al 24 de mayo Honduras fue sede del I Congreso Internacional del Agua que se realizó en Siguatepeque, auspiciado por la Dirección de Recurso Hídrico de SERNA, OXFAM, Gobierno del Principado de Asturias, Geólogos del Mundo, Esnacifor y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.