Acreditaciones culminan con más de 15 mil observadores para elecciones

0 49

Con un registro de más de 15 mil observadores entre nacionales e internacionales, cerró el proceso de solicitudes de acreditación de personas e instituciones que pretenden comprobar in situ la transparencia y credibilidad de la gran fiesta cívica democrática que vivirán los hondureños y hondureñas el próximo 24 de noviembre.

La información brindada por el Magistrado Suplente del Tribunal Supremo Electoral, TSE, Denis Fernando Gómez, indica que 741 observadores y acompañantes calificados de instituciones internacionales como la Organización de Estados Americanos, OEA, La Unión Europea, UE, Las Naciones Unidas, el Centro Carter y otros, cumplieron con los requisitos que impone la institución electoral para hacer su labor de observar las elecciones generales 2013.

Es muy significativa la presencia de la UE, cuya misión de unos 90 observadores dirigida por la diputada al Parlamento Europeo, Ulrique Lunacek, viene por primera vez en la historia de Honduras, y ya se encuentran en su mayoría, desplazados en todo el país.

Destaca de igual manera el apoyo reiterado desde 2012 por parte de la OEA, y la del Centro Carter, con la representación de siete observadores, con la presencia del ex presidente de Panamá, Martín Torrijos.

A ellos se suman 14, 600 veedores locales, miembros de organizaciones sociales, de derechos humanos, de obreros y partidos políticos.

“La observación debe ser calificada, ya que es una materia técnica electoral, sistematizada y se confiere a aquellas instituciones especializadas, políticas y dedicadas a la promoción de la democracia”, explicó el Magistrado. Recordó además que la observación no implica auditoría ni fiscalización, ya que estas actividades, en primera instancia, le pertenecen única y estrictamente a los partidos políticos.

Para realizar sus actividades, los miembros de las misiones deben apegarse a los principios que establece la ley para este tipo de labor, y son: el respeto a la soberanía del Estado, de su Constitución y demás leyes y de las autoridades de los órganos electorales en todos sus niveles, el respeto a los derechos humanos, la imparcialidad en la emisión de juicios sobre el proceso, la objetividad, rigor y discreción en el análisis y evaluación de los hechos observados y la información recibida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.