A la espera de Marina Silva arranca campaña electoral en Brasil

0 33

Brasil

La campaña electoral de las presidenciales brasileñas del 5 de octubre llegó este martes a la radio y televisión, mientras Marina Silva seguía deshojando la margarita sobre si sería candidata a la presidencia por el Partido Socialista Brasileño (PSB).

No será hasta este miércoles cuando se oficialice la candidatura, pero las cosas comenzaron a aclararse a última hora del martes al conocerse el nombre del que será el número dos de los socialistas: el diputado federal por Rio Grande do Sul, Beto Albuquerque.

Renata Campos, viuda del candidato Eduardo Campos, fallecido el pasado miércoles en un accidente de avión, era otro de los nombres que se barajaban. Su opinión se considera como decisiva dentro de la coalición, pero fuentes del partido aseguran que Renata dedicará los próximos años al cuidado de su familia, sobre todo de sus cinco hijos.

“No sé si ella quiere, pero si quisiera, el puesto es suyo”, dijo el sábado el propio Beto Albuquerque, miembro de la Ejecutiva Nacional del PSB, con una larga carrera en las filas socialistas y hombre de confianza de Eduardo Campos. La ejecutiva nacional del PSB se reunirá este miércoles en Brasilia para oficializar su candidatura y la de Silva a las elecciones presidenciales de octubre.

La propaganda en televisión tiene un peso decisivo en Brasil porque es cuando los electores indecisos comienzan a escoger sus candidatos. La campaña arrancó con la emoción desatada en torno a la muerte de Campos, enterrado el domingo en Recife, capital de Pernambuco. Su nombre fue el más repetido en las inserciones en radio y televisión de los principales partidos. En sus dos minutos y tres segundos de tiempo, que comenzó el primero por sorteo, el PSB emitió una película ya grabada por Campos con escenas de sus andanzas en su campaña por el país. “No nos vamos a desanimar y vamos a construir una gran unión en Brasil, con el pueblo brasileño”, decía el candidato, que aparecía junto a sus electores y también en cenas con su familia.

Los espacios de sus dos principales adversarios, la presidenta Dilma Rousseff del Partido de los Trabajadores (PT) y el aspirante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, también mencionaron al candidato muerto en un accidente de avión. Sin embargo, el expresidente Lula, el principal activo del PT, fue quien homenajeó en nombre de su partido a Campos. Lula recordó la relación de “padre e hijo” con el exgobernador de Pernambuco que fue su ministro de Ciencia y Tecnología en su primer mandato (entre 2004 y 2005). “Sus últimas palabras necesitan ser recordadas. Nunca vamos a abandonar Brasil”. Le tocó a Rousseff la defensa de su Gobierno, recordando los millones de empleos generados, “mientras 60 millones de empleos se destruyeron ahí fuera”, dijo la presidenta.

Al menos en lo referente al tiempo de su aparición, la presidenta Rousseff ya ha ganado. Su coalición cuenta con nueve partidos, lo que le garantizó 11 minutos y 24 segundos. En contraste, Aécio Neves, por ejemplo, que consiguió el segundo mayor tiempo, tuvo apenas cuatro minutos y 35 segundos. Sin embargo, el candidato opositor también había aglutinado a nueve partidos, incluyendo el propio PSDB, pero son formaciones menores. El PT cuenta con el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que tiene 75 de los 512 parlamentarios de la Cámara, la segunda bancada después del PT, que tiene 87 representantes.

El tiempo no siempre es tan decisivo. Marina Silva, por ejemplo, tuvo un minuto y 23 segundos en las elecciones de 2010, cuando concurrió a la presidencia frente a Rousseff, y obtuvo 20 millones de votos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.