“Unir esfuerzos ante la violencia contra niñas y niños en Honduras” UNICEF

0 909

Tegucigalpa, Honduras.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), expresa su profunda preocupación por la situación de violencia y abuso que afecta a la niñez del país.

La violencia y la inseguridad ciudadana constituyen actualmente una preocupación legítima de la población y del gobierno hondureño y es motivo de especial alarma cuando en las últimas semanas a lo largo del territorio nacional por lo menos 18 niños, niñas y adolescentes han sido asesinados en diferentes circunstancias.

El mandato de UNICEF es velar porque los diferentes países garanticen los derechos de los niños y niñas, preservando su dignidad y asegurándoles bienestar físico, mental y emocional.

En este sentido hace un llamado al Estado y a la sociedad hondureña para que se active el Sistema Nacional de Protección establecido en las reformas legales aprobadas por el Congreso de la República a finales del 2013 que buscan entre otros:

La movilización social de todos los sectores, hasta asegurar la paz y la seguridad, como un patrimonio universal y un propósito de vida para todos y todas, asumiendo cada uno como adulto la responsabilidad que tiene en el cuidado de los niños y niñas del país;

La participación activa de los Gobiernos Municipales, para asegurar entornos protectores para la niñez y espacios en los que su voz sea escuchada;

El fortalecimiento de la familia, escuela y comunidad para que en efecto cumplan con su papel de protección y apoyo en el bienestar de la niñez y adolescencia;

El apoyo a los medios de comunicación para que continúen su trabajo de investigación, veeduría y denuncia de la violación de los Derechos de las Niñas y Niños;

El fortalecimiento de los operadores de justicia, para que las violaciones y abusos contra la niñez puedan ser procesadas adecuadamente.

UNICEF reitera su compromiso con el Estado hondureño, de contribuir activa y efectivamente, para lograr un país donde las niñas, niños y adolescentes vivan seguros y protegidos en sus hogares, en sus escuelas y comunidades.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.