“Nos tratan como perros”, claman migrantes retornados

0 74

Tegucigalpa, Honduras.

Más de un centenar de niños y jóvenes hondureños, deportados de México, vía terrestre se quejaron de la alimentación que les proporcionan durante el trayecto y de ser tratados como “perros”.

“Allí está la comida en el suelo, tirada como que si uno fuera perro, nos tratan como que si fuéramos animales”, dijo una de las jóvenes de aproximadamente 16 años que era parte del grupo niños deportados al ser abordado por personal del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, en Corinto, punto fronterizo entre Honduras y Guatemala.

Agregó que la comida “toda juca” que le dan a los adultos es la misma que le dan a los niños con lo cual se pone en riesgo la salud de los menores y, encima de eso, no les permiten bajar de las unidades para comprar algo diferente.

Muchos de los deportados se quejaron que pese a denunciar estos hechos ante los cónsules, estos se hicieron de la “vista gorda”

“Es como que uno hable con nadie, esos cónsules no sirven”, relataron casi en coro las madres que venían en compañía de sus hijos en calidad de deportadas de México.

De 123 menores deportados de México, 45 eran niños no acompañados

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, estuvo presente en el preciso momento en que llegaban a Corinto, punto fronterizo con Guatemala, 191 personas deportadas de México, entre ellos 128 niños y 63 adultos.

De acuerdo al listado que tuvo acceso el ente estatal de derechos humanos, de los 128 menores deportados, 45 eran niños no acompañados, es decir, que viajaban solos.

El informe revela que de los 45 niños no acompañados, 24 eran del sexo masculino y 21 niñas, que procedían de 22 municipios distribuidos en 12 departamentos del país.

De acuerdo a la procedencia de los niños no acompañados 10 son de Cortés, 10 de Colón, 5 de Olancho, 4 de Yoro, 4 de Francisco Morazán, 3 de Atlántida, 2 de Copán, 2 de Comayagua, 2 de Lempira, 1 de Choluteca, 1 de Santa Bárbara y 1 de La Paz.

Otro de los hallazgos del informe, es que 83 menores -42 niños y 41 niñas- venían acompañados de 63 adultos, entre ellos 11 hombres y 52 mujeres.

En el lugar llamó poderosamente la atención que entre el grupo de deportados venía 3 niños de 2, 6 y 7 meses de edad.

Es de destacar que también venían en calidad de deportados 50 menores cuyas edades oscilan entre 1 y 10 años.

Para el caso, de un año venían 8 niños; de 2 años 7; de 3 años 2; de 4 años 3; de 5 años 10; de 6 años 4; de 7 años 3; de 8 años 6; de 9 años 4 y de 10 años 3 niños.

Problema de la niñez migrante tiene responsabilidades compartidas

El ombudsman hondureño reveló que estuvo en Corinto en el momento en que llegaron 4 buses procedentes de México con, al menos, 191 personas, entre los cuales venían 128 niños algunos acompañados de sus parientes y otros solos.

Esta situación, dijo Herrera Cáceres, se constituye en grave problema para Honduras que se va a ir acrecentando en la medida en que no se logren tomar las soluciones adecuadas para evitar ese éxodo forzoso de connacionales.

Señaló que si bien la responsabilidad principal es de Honduras, también hay responsabilidad de los países de tránsito y de los países de destino.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.