“El BID trabajará mano a mano por el Plan Alianza para la Prosperidad”: Gina Montiel

0 133

Tela, Honduras.

La gerente del Departamento de Países de Centroamérica, México, Panamá y República Dominicana, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Gina Montiel, destacó la voluntad política de tres visionarios jefes de Estado para forjar el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte que beneficiará a los países Honduras, Guatemala y El Salvador.

Montiel considera que el Plan Alianza para la Prosperidad convertirá a los tres países en un lugar de oportunidades para sus gentes, con futuro para hombres y mujeres, con trabajo digla, no y un techo seguro que hacen posible que se queden a vivir en su país.

“El Triángulo Norte es más que tres países, en conjunto estas tres economías albergan casi 30 millones de habitantes, lo que convertiría al Triángulo Norte en el séptimo país más grande de América Latina en términos de población, la novena economía y el noveno exportador más grande de América Latina y el Caribe”, señaló.

Agregó que “más aún en exportación de productos manofacturados lo hacen en niveles similares a Chile y Colombia, es decir, son el secreto mejor guardado de América Latina”.

Montiel reiteró el apoyo del BID de trabajar de la mano con los países del Triángulo Norte e implementar este Plan de Alianza para la Prosperidad que beneficia a Honduras, Guatemala y El Salvador. “Vamos a trabajar mano a mano”, aseguró.

Dijo que es necesario aprovechar las oportunidades que proporciona este mercado ampliado, pues es la vía más acelerada de avanzar en la ruta del desarrollo.

“Además, los tres países tienen una agenda de políticas públicas similares y esa es un desafío a la que tratan de dar respuesta las líneas estratégicas de acción sobre las que se afincan el Plan de la Alianza para la Prosperidad”, señaló.

CUATRO EJES DE ACCIÓN

Montiel destacó los cuatro ejes de acción del Plan que son: promover las actividades del sector productivo, porque sin ello no habrá crecimiento. “Segundo, el desarrollo de oportunidades para las personas, pues sin ello no habrá bienestar y progreso. Tercero, mejorar la seguridad y la justicia pública, porque sin ello no habrá condiciones favorables de vida para la población”, indicó.

“¨Por último y esencial es el fortalecimiento de las instituciones, pues sin ellos no existirían recursos del Estado, no habrá transparencia y tampoco capacidad para ejecutar el plan”, acotó.

Aseguró que se está ante una oportunidad única y que gracias a la voluntad y liderazgo de los presidentes, se tiene un plan diseñado y liderado por los países del Triángulo Norte para la Alianza y la Prosperidad , pero –advirtió- las oportunidades requieren prepararse y coordinarse para capitalizarse.

“El reto común para traer inversiones nacional y extranjera para acelerar el crecimiento económico al 100 por ciento y ser capaces de generar un empleo de calidad a los cerca de 600 mil jóvenes que ingresen al mercado laboral requiere de un gran liderazgo y de compromiso de todos”, expresó.

Apuntó que como mujer son las grandes aliadas de este Plan, destacando que no hay más comprometida con la prosperidad de un pueblo que las mujeres, por su gran labor de ser madres.

Insiste que el reto es grande y que por eso requiere el apoyo de todos. “Este programa se puede definir como tres por tres, tres países que unen sus naciones y liderazgos para avanzar conjuntamente, pero requiere de tres actores fundamentales: voluntad de los gobiernos, el sector privado que es el motor que impulsa y que complementa el diseño del sector público y los socios del desarrollo que son todos los países e instituciones que con sus financiamientos apoyan la implementación de este plan”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.