Seis problemas de salud que no debes de ignorar

0 39

Los expertos no están seguros por qué algunas enfermedades atacan en pares, pero conocer el riesgo te ayudará a mantenerte saludable.

Durante años, los médicos han observado que los pacientes con una enfermedad pueden ser afectados por otra que aparentemente no está relacionada y que a veces es más grave, que es conocida como ‘enfermedad sombra’. Una de las más conocidas es la relación entre las migrañas y el ataque al corazón o el derrame cerebral. En estos tiempos los investigadores estadounidenses están descubriendo las dolencias más vinculadas y la razón de por qué aparecen en pares.

Los estudios demuestran que estas conexiones se producen por diferentes razones. En algunos casos, una enfermedad crea cierto daño y causa la segunda enfermedad. En otros, genes problemáticos o comportamientos no saludables, como el fumar o la falta de ejercicio, desencadenan un problema y luego el otro. Estar alerta a las siguientes conexiones peligrosas puede ayudarte a evitar la ‘enfermedad sombra’ y un diagnóstico temprano y tratamiento adecuado hará toda la diferencia.

1. Migraña. Su sombra: Infarto y Derrame Cerebral.

Si regularmente sufres de migraña (especialmente si desarrollas las auras, que son fenómenos visuales o sensoriales que acompañan al dolor), tu médico probablemente te ha advertido sobre tu susceptibilidad al ataque al corazón o al derrame cerebral. Ahora, gracias a hallazgos recientes, los expertos entienden mejor qué dolencia cardiaca es más probable que ocurra a cada víctima.

La frecuencia es importante. Si tienes menos de una migraña al mes, tienes un 50% más probabilidad de tener un ataque al corazón que los que no la tienen. Si las tienes semanalmente, tienes 3 veces el riesgo de ACV (Accidente Cerebro-Vascular), en comparación con aquellos que no tienen este padecimiento, dice el coautor del estudio Tobias Kurth, MD, profesor asistente de Harvard Medical School.

Cómo protegerse: Por desgracia, las investigaciones existentes todavía no ha encontrado que prevenir migrañas tenga el efecto de bajar las probabilidades de un accidente cerebro-vascular o ataque al corazón. Sin embargo, mantener el sistema cardiovascular lo más sano posible, disminuye la probabilidad de un evento cardiaco, según la National Stroke Association. Para esto, controla los riesgos conocidos, como colesterol alto y obesidad, a través de dieta y ejercicio. Dejar de fumar y de consumir alcohol, no más de una bebida al día para las mujeres, según la American Heart Association.

2. Endometriosis. Su sombra: Melanoma

En 2007, en un enorme estudio francés, de 12 años de duración, confirmó que las mujeres con endometriosis (donde el tejido similar al revestimiento del útero crece fuera de él) tienen 62% más probabilidades de sufrir de melanoma. Los investigadores no están seguros por qué la endometriosis y el cáncer mortal de piel, a veces se dan juntos, pero una posibilidad es que es un defecto genético que provoca ambas condiciones.

Cómo protegerse: Si tienes endometriosis, pide a tu médico escanear tu piel para prevenir un melanoma, informa Jeffrey P. Callen, MD, profesor de dermatología en la University of Louisville School of Medicine. También te puedes hacer una auto-verificación de lunares. Si surge algo sospechoso, asegúrate de que te hagan una biopsia. No te asustes, porque “…cuando se diagnostica muy temprano, el melanoma es curable casi el 100 %”, dice el Dr. Callen.

3. Presión Arterial Alta. Su sombra: Diabetes

Los médicos han deliberado mucho cómo se relacionan la presión arterial alta y la diabetes, especialmente en pacientes obesos. Después de seguir por 10 años la historia clínica de 38,000 mujeres de mediana edad, los investigadores del Brigham and Women Hospital Harvard Medical School informan que la elevada presión arterial o hipertensión constante, duplica el riesgo de desarrollar diabetes, independientemente de su IMC. Más sorprendente, el riesgo de diabetes aumenta si su presión arterial aumenta con el tiempo -incluso si se queda bajo el umbral de hipertensión.

Los dos problemas pueden tener una causa común, dice el autor del estudio David Conen, MD, investigador en el Brigham and Women Hospital. Los responsables potenciales incluyen altos niveles de inflamación en el cuerpo, dice, o un mal funcionamiento en el recubrimiento interior de los vasos sanguíneos, permitiendo a las células de la sangre filtrarse hacia el tejido circundante y dañarlo.

Cómo protegerse: Si tienes hipertensión leve o estás en riesgo de este problema, acude a un laboratorio a una prueba para la diabetes. Puedes ayudar a prevenir la aparición de la diabetes con cambios de estilo de vida: aumentar tu actividad física, perder el exceso de peso, limitar la sal y apagar los cigarrillos para siempre, sugiere el Dr. Conen.

4. Psoriasis. Su sombra: Ataque al corazón

Los ásperos parches de la psoriasis que dan comezón y son incómodos y desagradables puede aumentar las probabilidades de un ataque al corazón, concluye un estudio que siguió a medio millón de personas por 5 años. Los investigadores determinaron que el riesgo de una emergencia cardiaca fue relacionado con la gravedad de la psoriasis. Casos graves de esta enfermedad de la piel podrían significar un riesgo de ataque al corazón en más del doble.

“Un sistema inmunológico desordenado que desencadena la psoriasis también puede causar inflamación que se filtra en las arterias del corazón,”, explica el autor del estudio Joel M. Gelfand, MD, profesor asistente de dermatología en la Universidad de Pennsylvania.

Cómo protegerse: ¿Controlando la enfermedad de la piel se disminuye la inflamación que puede causar un ataque al corazón? La idea tiene sentido pero debe confirmarse con más investigación, dice Gelfand. También puedes considerar hablar con tu médico acerca de nuevas medicinas para la psoriasis, incluyendo Amevive (nombre genérico alefacept). Están hechas de fuentes vivas, tanto como las vacunas. Pueden funcionar, incluso si los tratamientos anteriores fracasaron. Entretanto, el doctor Gelfand sugiere mantener tu corazón saludable con dieta y ejercicio.

5. Síndrome Metabólico. Su sombra: Cálculos renales

El síndrome metabólico es una condición de salud seria asociada a infartos coronarios, diabetes e incluso muerte temprana. Mantente alerta si tienes al menos tres de estos cinco rasgos: tolerancia deteriorada de la glucosa, triglicéridos elevados en la sangre, HDL bajo (que es el colesterol bueno), hipertensión arterial y exceso de grasa abdominal. Actualmente la investigación revela que el síndrome metabólico también podría estar detrás de una creciente tasa de cálculos renales. Sus probabilidades de desarrollarlos suben al 54% si tienes dos de los rasgos anteriores; con tres síntomas, su riesgo sube al 70%, dice la investigación.

Cómo protegerse: La obesidad es una pieza clave en el síndrome metabólico y las piedras en el riñón, quizás porque personas con sobrepeso son propensos a consumir excesiva proteína y sodio, que puede causar que los dolorosos cristales se desarrollen, dice el coautor del estudio Bradford Lee West, MD. “Afinar tu cintura reduce uno de los rasgos del síndrome metabólico y puede disminuir las probabilidades de desarrollar los cálculos renales”, dice.

6. Asma. Su sombra: Desórdenes de depresión y ansiedad

Estudios revelan una sorprendente conexión entre el asma y los problemas psicológicos como depresión y ansiedad. En 2004, los CDC (Control of Disease Centre, por sus siglas en inglés) anunciaron que el 18% de los pacientes con asma reportaban angustia mental. “Este vínculo ha sido debatido por los científicos desde hace 20 años, pero en el último lustro ha sido más aceptado”, dice Bruce G. Bender, PhD, quien es profesor de psiquiatría de la University of Colorado Health Sciences Center.

Investigaciones en veteranos militares con trastorno de estrés postraumático también confirmaron la conexión. Los veteranos con el mayor número de síntomas de PTSD tuvieron más del doble de probabilidades de sufrir asma que los de los casos más suaves, informa el coautor del estudio Renee D. Goodwin, PhD, profesor adjunto de Epidemiología en la Universidad de Columbia. Especulación de Bender: “…una condición puede llevar a la otra: la dificultad para respirar puede causar ansiedad o incluso depresión y los problemas psicológicos pueden empeorar el asma”.

Cómo protegerse: Si sabes que tienes asma o problemas de salud mental y sospechas que tienes la ‘sombra’ hazte la prueba para confirmarla o descartarla.

Busca ayuda para cualquier enfermedad confirmado así que no te encuentras en una espiral descendente, con una condición exacerbando otra.

Fuente: prevention.com

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.