Samuel Grant primer isleño certificado por apoyar el turismo en Roatán

Roatán, Islas de la Bahía

0 2.076

El 23 de febrero de 1933 en Coxen Hole, ubicado en la bella isla de Roatán, la pareja isleña conformada por Adela Salome Bodden Benett y Dyke Eggeaton Grant Conoor, dieron a luz al pequeño Armstrong Samuel Grant Bodden, varón de quien hoy en día, el pueblo insular de Honduras, siente orgullo, admiración y enorme aprecio.

Sam Grant, como lo conocen por cariño en la sociedad isleña, es el mayor de 3 hermanos, que a la edad de 4 años y medio se separó de su familia para ir a vivir con su padre a otro punto de Roatán, a un lugar conocido como Gibson Point.

Doce meses más tarde, se traslada a residir con una prima a West End y vivió en ese lugar hasta el año de 1941, momento en que regresa al hogar de su progenitor en Gibson Point, sin embargo; había comenzado su carrera educativa en West End, razón que lo obligó a caminar de ida y vuelta todos los días, desde su vivienda para asistir a la escuela.

En 1944, cuando tenía 11 años de edad, su padre consigue empleo en un barco y se traslada a su natal Coxen Hole, a una casa que habían heredado de su abuelo paterno, con quien comparte el nombre de Samuel Grant.

Tiempo después en el año 1946, sus padres deciden mudarse juntos al barrio ingles en la ciudad de La Ceiba, y Samuel Grant después de 8 años, vuelve a vivir con sus padres y hermanos.

En febrero de 1947 inicia las clases del sexto grado en una academia metodista bilingüe, con maestros americanos, de Belice y algunos de Tegucigalpa, en palabras de Samuel Grant, Dios siempre le ha dado un don de poder interactuar con las personas, y eso le ayudó llegando a La Ceiba, porque pronto formó amistades, incluso porque tenía compañeros de la familia Jackson de French Harbour, y de la familia McNab.

Al terminar esa etapa académica, logra graduarse en 1950, y en la misma ciudad de La Ceiba, consigue trabajo durante un año, en el departamento de ventas del área de comestibles, de la compañía Standard Fruit Company.

Posteriormente nace el anhelo en Samuel Grant, de ingresar a la Fuerza Aérea Hondureña, realizó la solicitud de ingreso y fue aceptado, pero sus padres debían dar el visto bueno y ellos no lo aprobaron, por ese motivo en 1952 decide embarcarse, ya que su papá siendo marino que trabajaba con la empresa hondureña de vapores, le ayudó a conseguir un empleo en alta mar.

Grant, comenzó a realizar ahorros de dinero, y después de vario tiempo trabajando en el barco, consigue en Guayaquil, Ecuador, una visa de estudiante de Estados Unidos, y en junio de 1955 por razones de estudio, deja la nave marítima sin consentimiento de los jefes de la compañía, pero el capitán de ese barco que era un McNab le brindó su ayuda.

“Yo estudié mecánica en diésel en Estados Unidos, en Chicago, siendo el único hondureño y casi el único extranjero que estaba en esa promoción, me hospedaba en un lugar que se llama (Young Men Christian Association), e iba a clases a pie caminando 22 cuadras de ida y otras 22 de regreso, porque mi dinero era limitado” manifestó Grant.

Después de terminar sus estudios como Mecánico en Diésel, fue a Nueva York al consulado hondureño y lo enviaron a solicitud propia; de regreso a Honduras, estando en el país vuelve a trabajar en la Standard Fruit Company, en el departamento de mecánica, pero consideró que el salario no era justo para una persona que había estudiado, y decide irse y trabajar en otro lugar.

Pasado el tiempo regresa a Roatán, porque había decidido embarcarse nuevamente, pero a las dos semanas de estar en la isla, el señor Henry Warren, llegó a solicitarle le ayudara a sus hijas con la primera Casa Warren, que ahora es el supermercado Eldon´s y Bojangles en Coxen Hole.

“Estando en ese lugar pude conocer personas que venían de tierra firme y del extranjero, porque ese era el único hotel en Coxen Hole, y en ese tiempo un grupo de médicos de la universidad de Oklahoma, vinieron a hacer una encuesta sobre la condición física de la gente de la isla, y les ayudé en la escuela Juan Brooks a organizarles las personas” acotó.

Grant Agregó que “Después que terminaron, uno de los doctores me dijo, Sam, que está haciendo en Roatán si usted está joven, le respondí que no me quedé en Estados Unidos porque no quería ser un indocumentado, y él me pregunto si tenía una prueba que había estudiado en los Estados Unidos, fui a mi cuarto, tomé mi diploma y le enseñé, después de eso me dijo que si deseaba volver a Estados Unidos como residente, contesté que sí”.

28 días más tarde a esa plática, el doctor envió dos cartas, una laboral para ofrecerle trabajo en la planta física de una Universidad de Oklahoma y otra diciendo que el doctor, sería el responsable de Samuel Grant mientras estuviera en esa institución de Estados Unidos.

Después de estar 6 meses en Estados Unidos, Grant mandó a traer a su esposa e hijo, para vivir con ellos en Nueva York, y Samuel, cambió su trabajo a uno más cercano a su hogar, como vendedor en una tienda de valijas, carteras y otras prendas.

En el transcurso de su estadía por Estados Unidos, Samuel Grant durante algunas de sus noches libres, tomó un curso de navegación preliminar gratuito, sin saber que le ayudaría más tarde en su vida.

En 1964 regresa a Roatán para trabajar otra vez en Casa Warren, su esposa Myril Dulce Anderson Bodden, en ese momento; ya estaba a la espera de su segundo hijo, que nació algunos meses después en Coxen Hole.

Debido al curso de navegación que había tomado en Nueva York, empezó a practicar en unos de los botes de la familia Hyde, y en un viaje, fue hasta Tampa, en Estados Unidos, navegando con el señor Connor Hyde, mismo que después de hacer ese viaje, le ofreció empleo como primer oficial, pero Grant decidió no aceptarlo, debido a que “Yo tenía residencia de Estados Unidos, y había otra gente de French Harbour que necesitaba trabajar, y decidí dejarle la oportunidad a ellos”, resaltó.

Al regresar, su gran sorpresa, fue que le propusieron trabajo en la primera agencia de la línea aérea, de Lansa, y en septiembre de 1964 acepta y empieza a trabajar en el aeropuerto Juan Manuel Gálvez, con esa aerolínea, a la cual le dedicó 26 años y medio de su vida laboral.

“Al empezar a trabajar en esa línea aérea solo había dos vuelos semanales, los lunes y viernes, y la avioneta solo llevaba tres pasajeros, yo trabajaba a base de comisión y le dije a los dueños de la aerolínea, solo con dos vuelos a la semana, no me alcanza mi sueldo, hay que volar todos los días les manifesté, y así empezaron a volar de lunes a sábado y a los seis meses ya tenían otro avión” dio a conocer Samuel Grant.

El isleño nacido en Coxen Hole, también detalló que “Cuando Isleña compró a Lansa, me pagaron mis prestaciones, y volví a trabajar con Allan Hyde, cuando su hermano Mid Hyde en 1989, trajo el primer barco crucero a la isla de Roatán, que por cierto; se anclaba a la par de West Bay, y las personas se bajaban en lancha a pasar su día en la playa, solo había una champa en todo West Bay, y ahí bailaban y cocinaban con los turistas, hasta que se iban en la tarde”.

Después en las elecciones de ese año, resultó ganador el señor Allan Hyde como alcalde del municipio de Roatán, y según palabras de Samuel Grant, él necesita alguien que le ayudará en la alcaldía y lo llamaron y dijeron que trabajara en la corporación edilicia de esa zona.

“Le dije que trabajaría bajo una condición, que iba a recibir órdenes de una solo persona, y esa persona era el señor Allan Hyde, antes de comenzar fui a ver el equipo de trabajadores que había en la municipalidad, y así acepté bajo el cargo de oficial mayor de la municipalidad, el sueldo era bajo, pero el señor Allan me dijo que me iba a dar el sueldo de él más el que a mi me correspondía, para quedarme trabajando” expresó.

El presupuesto de aquel entonces en la alcaldía de Roatán era 2.3 millones de lempiras al año y Samuel Grant, ya en funciones en la alcaldía, empezó a averiguar cuantos negocios habían en Roatán, al saber eso, destacó “Supimos que todo estaba desordenado, pero en 10 días, ya teníamos localizados todos los negocios en la isla, y había muchos que tenían años de no pagar, y otros que habían pagado y no entraba el dinero a la tesorería de la municipalidad”.

Exteriorizó que la razón de ese problema era un joven que tenía dos talonarios de pago, uno para la alcaldía y otro para él, pero Grant al darse cuenta de la situación, decidió no despedirlo, perdonarlo, hablar con él y darle una segunda oportunidad, hoy en día, son buenos amigos.

“Logramos organizar el proceso de catastro y de captación de los contribuyentes y cuando vi la lista de los que estaban en mora, me fijé que marisco Hybur era uno de los primeros, le llamé al alcalde y le dije, señor Allan, yo no puedo cobrar a los demás contribuyentes, si usted debe, le dije que tenía que pagar una multa, era de 96 mil lempiras en aquel entonces, y me dijo que iba a pagar, porque sabía que se iba a cuidar el dinero y no como antes” indicó Samuel Grant.

En ese momento también le comentó al alcalde, que la municipalidad necesita construir una segunda planta, y le dijo que al cobrar a todos los contribuyentes que estaban en mora, más el 4% que les daba el gobierno por la exportación de marisco, tendrían el dinero para realizar ese proyecto.

“Al cobrar la mora a varios empresarios isleños, el señor Allan empezó a traer las ventanas y aire acondicionado, Leland Hyde, lo instaló, por otra parte, doña Rita Silvestri, Sonia McNab y Janice Johnson, Fueron a San Pedro Sula a escoger los muebles que se iban a utilizar en la segunda planta de la municipalidad y terminamos la segunda planta del cabildo, esas letras que hoy se ven afuera que dicen Municipalidad de Roatán, fui a Tegucigalpa a que las hicieran en un taller especialmente para la alcaldía” enfatizó.

Samuel Grant concluyó recordando “Pase tres años y medio en la municipalidad y reparamos todas las escuelas del municipio, han sido buenos recuerdos que me ha dejado Roatán”.

Otras curiosidades de Samuel Grant

¿Cómo llega Dios a la vida de Samuel Grant?

SG// Una noche estaba predicando el doctor Glen Solomon, escuché cuidadosamente el mensaje, y descubrí que yo había hecho un desastre con mi vida, me dije a mi mismo; voy a dar una oportunidad a Dios para ver que hace él en mi vida, y con la que ahora es mi esposa, en ese tiempo aun siendo novios, fuimos al altar y esa noche juntos aceptamos a Dios en nuestras vidas.

¿Cuándo forma una familia Samuel Grant?

SG// Me casé un 13 de mayo de 1961 con Myril Anderson, nos casó el reverendo Glen Solomon en West End. Luego el 7 de marzo de 1962 nació nuestro primer hijo, en ese entonces ella trabaja como maestra en West End, ella ganaba 104 lempiras al mes, yo ganaba en Casa Warren 75 lempiras mensuales, la comida y un cuarto para alojarme, ella ganaba más que yo.

Con mi esposa tuvimos cinco hijos, cuatro varones, Cid, Luke, Rick, Foslyn y una mujer llamada Carol, además de 7 nietos y a todos los he aconsejado.

¿Qué significado tiene Roatán para Samuel Grant?

SG// Yo nací en Roatán y quiero morir en Roatán, pudiera estar viviendo en el exterior, en un momento me daban el privilegio de ser gerente de una tienda en Nueva York, pero yo rechacé eso para volver estar en la isla, porque yo veía un buen futuro para Roatán, y a razón de eso, fui la primera persona que la presidencia de la república le extendió un certificado representando el ministerio de turismo.

Porque al recibir los turistas que venían a Roatán, yo los acompañaba a distintos lugares de la isla, entonces Ricardo Zúniga Agustinos, secretario de la presidencia del general López Arellano, reconoció la labor cuando serví de intérprete para unos extranjeros.

¿Qué actitud humana abre puertas según Samuel Grant?

SG// A mí me enseñaron desde mi niñez a respetar y ser cortes con los mayores de edad, y aún hoy, tomo la iniciativa de saludar a todas las personas, no importa si no los conozco, y por haber sido así, Dios me ha bendecido de una manera inexplicable.

¿Frase favorita de Samuel Grant?

SG// Mi frase favorita es decir la verdad siempre, eso es todo.

¿Algún personaje de la Biblia que le llama la atención?

SG// De la Biblia me encanta sobre todo, la vida de Jesús, es un personaje que nadie lo puede igualar, pero igual; me gusta la historia sobre el profeta Jonás, por la experiencia que él tuvo, y a veces yo la aplico a mi vida, en otras palabras si estudia la vida de Jonás, verá que nadie puede huir de la presencia de Dios.

¿Político Nacional para Samuel Grant?

SG// Aunque él está privado de libertad, no ha habido político con carisma, y de identificarse con las comunidades, como Rafael Callejas, (Hizo énfasis que no comulga con su actuar fuera de la ley).

¿Político Internacional?

SG// John F. Kennedy, yo estaba trabajando ese día en Nueva York cuando escuchamos por la radio que había fallecido, y fue para la gente como que habían apagado la luz, en los trenes, en los buses nadie se hablaba, y por días, hasta que el sucesor habló y les dijo que debían salir de esa pesadilla, porque la nación tenía que salir adelante.

¿Personaje Local?

SG// Yo admiro a Juan Ramón Gutiérrez, es un maestro, conocí a su tío, Carlos Gutiérrez, trabajó en la municipalidad conmigo como regidor, y era un señor muy recto.

¿Comida preferida?

SG// A mí me gusta el pescado frito, con plátanos, y frijoles hervidos, no la baracuda, porque una vez me envenenó.

¿Libro Favorito?

SG// Sin duda alguna; la Biblia.

¿Bebida Favorita?

SG// Me encantan los jugos naturales, en especial el de Tamarindo.

A mis 84 años nunca he probado ni una cerveza, licor tampoco, lo probé y no me gustó, drogas las he visto pero jamás las utilice.

¿Lo que hace sentir bien a Samuel Grant?

SG// Me agrada ver la gente aferrarse de las oportunidades que están a su alcance, eso me da satisfacción.

Mensaje de Samuel Grant para el pueblo de Islas de la Bahía

SG// La juventud isleña, sea criollo, garífuna, blanco u otros, traten de estudiar, y aprender más de lo que tienen, son pocos los que quieren hoy en día ir más allá, prepárense.

El estudio es necesario para saber de dónde venimos, a donde vamos, y a qué lugar deseamos llegar.

Recomendaciones para mejorar el turismo en Roatán

SG// En mi manera de ver las cosas, en Roatán se necesitan más inversiones para el turismo, mejores carreteras, porque el tráfico está casi incontrolable, necesitan vías alternas.

¿Qué es el trabajo para Samuel Grant?

SG// El éxito en el trabajo, es enamorarse de la labor que uno está desempeñando.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.