Presidente de Filipinas hace declaraciones ateas en una inauguración tecnológica

Filipinas.

0 31

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte lo ha vuelto a hacer. Volvió a conseguir ser el centro de atención durante la inauguración de la semana nacional de ciencia y tecnología en la ciudad de Davao. Lo explica el portal Asiaone.

En su discurso abordó el tema de la religiosidad y sorprendió a todos pidiendo que alguien le traiga un “selfie” con Dios. Si alguien lo hace, dimitirá inmediatamente: Traedme una persona, solamente una, que me diga ‘presidente, esos tipos de la Iglesia me dijeron que fuera al cielo a hablar con Dios. Existe realmente. Mire, tengo una foto, me hice un selfie’”.

No es la primera declaración polémica de Rodrigo Duterte a este respecto.  Hace sólo una semana cuestionó la historia de la Creación y la doctrina del pecado original en la Biblia diciendo: “¿Quién es este Dios estúpido?”.

La sede de la Presidencia filipina, ha dejado claro, no obstante, que “el cese en el lenguaje hostil” debe venir de las dos partes y que Duterte no dudará en arremeter contra la Iglesia de nuevo si se siente amenazado por sus líderes.

Fue a finales de junio cuando el polémico presidente, de 73 años, enojó a cristianos de todo el país al cuestionar el concepto del pecado original y referirse a Dios como “estúpido” por haber creado perfectos a Eva y Adán y después tentarles con la fruta prohibida: “Adán comió del árbol del conocimiento y nació la malicia.

¿Quién es este Dios estúpido. Ese hijo de puta es estúpido si eso es así. Creaste algo perfecto y después piensas en algo que pueda tentarle y destruir la calidad de tu trabajo”, dijo Duterte.

Lejos de disculparse ante la oleada de críticas que desataron sus palabras, Duterte ha seguido atacando en las últimas semanas a la Iglesia católica, a la que tachó de “hipócrita” y cuya influencia en la sociedad filipina consideró “espeluznante”.

Incluso prometió dimitir si alguien lograba probar la existencia de Dios haciéndose una selfie con él, en tono de sorna: “Sólo necesito que una persona me diga (…) que realmente Dios existe, que me diga ‘aquí, tengo una fotografía, tengo una selfie con Dios. Entre tantos miles de millones de personas sólo necesito a una. Y si hay una, señoras y señores, anunciaré inmediatamente mi dimisión”.

Las controvertidas palabras de Duterte sobre Dios no sólo indignaron a la jerarquía católica, sino también a otros grupos religiosos como el Consejo de Iglesias Evangélicas, que también ha sido invitado a Malacañang a un cara a cara aún sin fecha con el presidente filipino. Radio América.

 

 

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.