Expresidente Saca admite haber montado una “estructura criminal”

El Salvador

0 28

El expresidente de la República, Elías Antonio Saca, confesó extrajudicialmente ante la Fiscalía General que durante su administración cometió los delitos de lavado de dinero y peculado (apropiación de fondos públicos), los cuales son castigados hasta con 12 y 15 años de cárcel respectivamente.

El Ministerio Público acusa al exmandatario de haber montado una “estructura criminal” que desvió, entre 2004 y2009, $301 millones provenientes de fondos públicos hacia cuentas particulares. Las investigaciones señalan que Saca actuó en complicidad con seis exfuncionarios, con quienes está siendo enjuiciado desde este martes.

En el tribunal, se preguntó a Saca si admitía la comisión del delito pero allí él guardó silencio.

Jorge Cortez calificó de “histórica” la condena por peculado y lavado, a pesar de la negociacion de un proceso abreviado que disminuiría las penas de Tony Saca, Julio Rank, Elmer Charlaix y César Funes a 5 años por delito al declararse culpables.

Pero a cambio de aceptar su culpa, el expresidente logró que la Fiscalía pidiera al Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador que, con base en el artículo 380 del Código Procesal Penal, él sea sometido a un proceso abreviado y se le condene únicamente a 10 años de prisión, es decir, cinco años de reclusión por cada delito admitido.

También pidió que devuelva al Estado entre 25 millones y 30 millones de dólares, manifestó Jorge Cortez, jefe fiscal de la Unidad de Investigación Financiera.

Los montos millonarios a que ascienden los bienes de Saca y de los otros imputados, serán restituidos al Estado, dice la Fiscalía.

Para el jefe de la UIF, este hecho es histórico porque, “a ningún presidente de El Salvador se le había condenado con este mecanismo de peculado y lavado de dinero, en conclusión: actos de corrupción, y eso lo vamos probar”.

La satisfacción de Cortez contrasta con el hecho que de los más de 300 millones que se atribuye a Saca: 195 millones salieron en efectivo de la cuenta subsidiaria del Tesoro Nacional y de esa suma 171 millones fueron sustraídos por el contador privado, Pablo Gómez.

Cortez dijo que esa suma de dinero en efectivo ha sido difícil de rastrear y detectar. “Nosotros hemos hecho nuestro mejor esfuerzo para tratar de ubicar todas las propiedades habidas por esta persona, sus testaferros, que habían comprado con fondos públicos”. (El Salvador.com)

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.