ENEE continua con sistema de suspensión energética

Tegucigalpa, Honduras

0 11

Los simples cálculos señalan que la Empresa Energía Honduras no cumplirá con las metas de reducción de pérdidas que se habían fijado para el primer año de operaciones de la concesionaria internacional.

Al corte de abril, las pérdidas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), nada más habían caído en un punto; sin embargo, a ese tiempo la recuperación debió haber sido de dos puntos.

En agosto, dentro de apenas dos meses, el desbalance de la estatal eléctrica debería mostrar una mejoría acumulada de tres puntos y, en noviembre, alcanzar la meta de reducción de cuatro puntos.

El solitario punto que Energía Honduras reporta como una disminución en los perjuicios financieros de la ENEE, representa en valores absolutos alrededor de 25 millones de lempiras mensuales.

A noviembre de 2023, las pérdidas tendrían que haberse disminuido en 17 puntos que corresponden a 238 millones de dólares, un poco más de cinco mil 600 millones de lempiras.

Estos cálculos se derivan del contrato de concesión suscrito con Energía Honduras, cuya vigencia es de siete años contados desde noviembre de 2016.

El renglón de las pérdidas es uno de los más sensibles, dado que tiene un peso casi catastrófico sobre el déficit fiscal de Honduras, de conformidad con lo que arrojan los cuadros financieros del país.

La misión del Fondo Monetario Internacional que culminó hace unas semanas la quinta revisión del acuerdo económico con Honduras, recomendó avanzar en la reducción de pérdidas de la ENEE.

La advertencia de los técnicos del organismo externo está cifrada en que si este lastre no logra ser saneado, el costo de mantener una entidad ineficiente será muy alto para la sociedad.

Un mayoritario segmento de los abonados han expresado su descontento con la operación de Energía Honduras y de la ENEE. Los clientes de los diferentes sectores se quejan a diario porque -según alegan- nunca como antes habían sufrido la suspensión tan frecuente del servicio con todos sus efectos colaterales.

La sistemática interrupción del servicio de energía eléctricatiene un impacto mayor en los pequeños y medianos emprendimientos.Los industriales y comerciantes estiman que diariamente pierden 65 millones de lempiras por el irregular suministro del fluido eléctrico.

Esta cifra se traduce en más de 23 mil millones de lempiras anuales, con perjuicios más hondos en los departamentos de Atlántida, Copán, Colón, Cortés, Francisco Morazán, Choluteca y Valle.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.