Conoce cómo prevenir el resfriado de tu bebé en época de lluvia

Roatán, Islas de la Bahía

0 170

Con la llegada de las lluvias, incrementan las enfermedades y los problemas respiratorios. Sigue estos sencillos consejos prácticos para prevenir el resfriado del bebé en estas épocas.

¿Nuevamente asistes a la guardia pediátrica por el resfriado del bebé? No te alarmes, con la llegada del frío y las lluvias frecuentes es normal que tu hijo se resfríe o engripe. Por ello, prevenir estas posibles enfermedades es una forma muy efectiva de evitarlas.

Es sabido que las temperaturas bajas, las precipitaciones y los cambios de sensación térmica atentan contra la salud del niño puesto que su sistema inmunológico no está aún desarrollado y, por ende, no tiene las mismas defensas que un adulto o incluso un niño mayor.

Con la llegada del frío y las inminentes lluvias, muchos padres se preguntan qué pueden hacer para evitar que sus niños sufran las enfermedades típicas de la época. Por eso, a continuación varios consejos prácticos para evitar el resfriado del bebé.

  • Acostúmbralo a la higiene. Para prevenir el resfriado del bebé es importante cuidar nuestra higiene y la del niño desde pequeño. Enséñale a limpiarse la nariz con pañuelos limpios, preferentemente descartables. Las manos deben lavarse con jabón –si es antiséptico, mejor- durante 20 segundos en agua tibia para eliminar virus.
  • Evita elementos compartidos. Es preferible no compartir vasos y comidas que se sirvan de un mismo sitio (patatas, palomitas de maíz, etc.). Crea cuencos individuales, especialmente si alguien de la familia está resfriado, para que los gérmenes no se esparzan.
  • Cuidados de los padres para prevenir el resfriado del bebé. Al toser o estornudar, debes taparte la boca y, de ser posible, enseñarle al niño a hacer lo mismo. Si duermes con el niño, mantén una distancia de 30 o 40 centímetros entre cabezas así evitas que el resfriado se expanda.
  • Una buena alimentación. Cuida la alimentación del nene, ya que con el frío gasta más calorías que en verano. Una buena alimentación reforzará sus defensas y ayudará a protegerlo del resfriado y de otras enfermedades. Si tu bebé toma leche materna, la lactancia estimulará su sistema inmunológico y lo protegerá de muchas infecciones.

Si ya come sólidos, su dieta debe incluir frutas y verduras ricas en vitaminas A y C, además de pescado y leche. Reemplaza las bebidas frías por caldos, bebidas calientes, agua y zumos naturales a temperatura ambiente.

  • Ventilar la casa previene el resfriado del bebé. Hazlo frecuentemente para que los virus que hay en el hogar se vayan. No obstante, debes proteger a tu hijo de las corrientes de aire permaneciendo con él en una habitación sin abrir ventanas ni puertas.
  • Evita multitudes. Es importante acudir con el niño a espacios poco concurridos, evitando asistir a centros comerciales, al centro de la ciudad, tiendas, etc. Trata de no exponer al niño a estos lugares ya que es un foco de gérmenes.
  • El sueño y los ejercicios, pilares para evitar el resfriado del bebé. El ejercicio es recomendable porque suele ser beneficioso para el sistema inmune del pequeño. Jugar y mover su cuerpecito lo hará mucho más fuerte.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.